Martes, 16 Mayo 2017 05:29

"No soy la oveja negra de la familia"

Escrito por Misleydis González Ávila

Los juegos masculinos nunca fueron los predilectos de Pável, prefería compartir sus hazañas infantiles con las niñas. Comenzó a ser consciente de sus deseos en la adolescencia, pero batalló contra estos instintos. En poco tiempo creó una coraza protectora que le permitió ocultar su realidad ante los demás y sin advertirlo, se convirtió en el protagonista de una gran mentira.

"Cuando empiezas a crecer -relata- y te percatas de que la muchacha no te atrae, sino alguien de tu mismo sexo, todo se torna confuso y más cuando has sido formado con estereotipos machistas. Estas razones te obligan a fingir e inventarte una persona irreal y prepotente.
El miedo al rechazo de la familia y de la sociedad colocó a este joven de 23 años en caminos equivocados. Después de mucho reprimirse, resolvió aceptar y afrontar su verdad: él era homosexual.
"En la iglesia pensé encontrar una opción de vida; me gustaba guiar el coro, las obras de teatro y atender proyectos. Por mi actitud entré al convento, al comprender mi error, revaloré aquella decisión. Había llegado el momento de sacar a la luz todos mis temores."
¿Traumático? Según recuerda Pável asumir frente a los familiares su tendencia sexual fue realmente difícil. Tantas presiones y conflictos psicológicos hicieron que se refugiara en las bebidas alcohólicas, pero logró salir de ese abismo.
"Yo quería morir o desaparecer porque no sabía cómo enfrentar a mi padre. Un día bajo la influencia del alcohol se lo confesé. En el fondo él siente vergüenza porque no soy lo que planeó. Muchas veces quisiera abrazarlo y compartir los éxitos, pero existe una barrera muy grande.
Pável es la prueba de que la homosexualidad no es sinónimo de perversiones y vicios como creen muchas personas. Tiene una profesión, amigos y sobre todo una vida sin máscaras. "Muchas veces somos marginados y no encajamos en el medio; eso nos convierte en seres con complejos de inferioridad. La coacción familiar y social hace un fuerte daño, por ello algunos tratan de llamar la atención. Estoy en desacuerdo con las conductas desordenadas y extravagantes; no se trata de ocultar lo que eres, pero tampoco es preciso llevar un cartel que diga "yo soy gay".
He tratado de mostrar a todos que no soy la oveja negra de la familia, soy un ser humano con valores, sueños y principios. Es cierto que gusto de mi mismo sexo, pero nací hombre y me satisface serlo."

Visto 1435 veces Modificado por última vez en Martes, 16 Mayo 2017 17:08

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • Invitado - Tunero

    Excelente historia, las jornadas contra la homofobia deben seguir realizándose, pues la existe discriminación contra las personas no heterosexuales se manifiesta de muchas formas, desde la más violenta hasta la más sutil. Es necesario la aceptación.

    Like 0 Short URL: