Lunes, 20 Mayo 2019 07:40

Helms-Burton: garras imperiales toman forma de ley

Escrito por Niuvis Ivón Torres González (Tomado de Radio Libertad)

Puerto Padre.- El pasado 2 de mayo entró en vigor el Título III de la Ley Helms-Burton, mediante el cual los ciudadanos estadounidenses que fueron objeto de nacionalizaciones o expropiaciones por leyes cubanas a partir de enero de 1959, pueden presentar reclamación ante las cortes de Estados Unidos, contra aquellas personas que "trafiquen" con sus antiguas propiedades.

Se trata nada más y nada menos de la última embestida de Estados Unidos contra Cuba que pretende de forma dramática, intensificar las acciones injerencistas del Imperio para imprimirle al bloqueo carácter extraterritorial.

Es difícil para cualquier persona en sano juicio entender por qué a la actual Administración norteamericana le asiste el derecho desde la perspectiva jurídica para poner en práctica esta ley.

Sugerimos: EN INFOGRAFÍA: Ley Helms-Burton, engendro contra Cuba

Tal vez si nos remontamos a los antecedentes del contexto histórico-concreto en que vio la luz tal engendro, pudiéramos encontrar alguna explicación al comportamiento errático del presidente estadounidense Donald Trump.

Las elecciones legislativas de 1994 dieron al partido republicano el control de ambas cámaras en el Congreso norteamericano, hecho que propició un incremento de la influencia de los grupos anticubanos.

Para el demócrata Willian Jefferson Clinton, presidente entonces de Estados Unidos, era difícil mantener el dominio sobre la oposición fortalecida en esos momentos con el apoyo mayoritario del Senado.

Por otra parte, el capitalismo había emergido como sistema social imperante en un mundo globalizado que apostaba por la caída de la Revolución Cubana y la proclamación de Estados Unidos como potencia destinada a dominar el mundo.

En medio de ese contexto hostil y bajo el ideal de que Cuba tenía los días contados, surgió la ley como primera propuesta legislativa del senador republicano Jessi Helms, luego de su investidura en el cargo, y de una campaña electoral en la que había anunciado sus intenciones de aumentar las sanciones contra Cuba.

No obstante, y aún bajo las fuertes críticas del Congreso, Willian Clinton desaprueba la Ley por entender que esta afectaría no solo a Cuba sino también a los aliados de Estados Unidos.

Sin embargo, el derribo de dos aviones de la organización anticubana Hermanos al Rescate, el 24 de febrero de 1996, volvió a desatar la histeria de los sectores más recalcitrantes de Estados Unidos y finalmente fue aprobada la Ley, el 12 de marzo del propio año.

Y aunque la hermenéutica de la Ley Helms Burton permite hacer diferentes lecturas de acuerdo a la subjetividad de la persona que la estudie, no cabe duda, todos coincidimos en que se trata de una agresión abierta a la soberanía cubana.

La activación del Título tres de la Ley Helms Burton el pasado 2 de mayo debe causar indignación en cada cubano decoroso porque es un engendro jurídico que pretende darle fuerzas legales a las garras imperiales en el intento ancestral de asfixiar a la Revolución cubana.

Las palabras de nuestro presidente Miguel Díaz-Canel refiriéndose al hecho, refrendan el compromiso perenne con la historia: "Nadie va a arrebatarnos, ni por la seducción ni por la fuerza, la Patria que los padres nos ganaron de pie".

Visto 1190 veces Modificado por última vez en Lunes, 20 Mayo 2019 08:25

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found