Miércoles, 12 Junio 2019 06:40

Yo fui profesor del Che

Escrito por Yuset Puig Pupo
Yo fui profesor del Che Foto: Darletis Leyva

Las Tunas.- Las raíces lo trajeron otra vez al terruño. Vino a visitar a los suyos y entre los conocidos se corrió el rumor. Apenas estaría unos días en la ciudad, pero un profesor y buen amigo lo invitó a impartir una conferencia magistral en el instituto preuniversitario vocacional de ciencias exactas (Ipvce) Luis Urquiza Jorge, y Hugo accedió con un "por supuesto". Entonces quienes sabíamos de él comenzamos a acariciar la idea de lograr entrevistarlo.

Llegó la mañana en cuestión. El ambiente en el salón de clases se tornó expectante. No era una cita común. Por la puerta entraría uno de los científicos más notables del país, Miembro de Mérito de la Academia de Ciencias de Cuba, fundador del Departamento de Física Teórica del Instituto de Cibernética, Matemática y Física del Citma, entre muchos otros títulos. Finalmente cruzó el umbral...

Hugo Pérez Rojas anduvo entre las aproximaciones del micromundo y temas de Física contemporánea, su especialidad. El doctor en Ciencias accedió también a regalarle a 26 Digital algunas de sus memorias, entre ellas, una muy especial.

De ascendencia campesina, alumbró allá por 1938, en un lugar llamado El Tronco, cerca de Puerto Padre. Luego su familia se mudó para Las Arenas, al sur de Las Tunas y allí vivió más de 10 años.

Desde pequeño estudiaba solo en su casa, no fue a clases en los tres primeros años de Bachillerato. En el cuarto curso de la antigua enseñanza asistió por primera vez al colegio de Las Tunas y el quinto lo hizo con el gran profesor Arsenio Garcés, a quien Hugo, al hablar, colorea como un excelente docente, inspirador de las mentes jóvenes.

Cuando tenía 13 años se preparó y examinó para ingresar a la Segunda Enseñanza en el instituto de Holguín. Sacó un sobresaliente.

"Me atrajo el conocimiento del universo desde que era chico. Eso me llevó a investigar y leer por mi cuenta. En mi familia las personas decían 'este muchacho debe estudiar Medicina, la Física no le va a dar nada'. Y es que en ese momento en la ciencia éramos muy subdesarrollados.

"Finalmente, y contra toda oposición estudié la carrera de Ciencias Físico - matemáticas, así se llamaba entonces. Luego de la Reforma me incorporé a ser docente en la nueva carrera de Física Pura".

El científico de 81 años cuenta entre sus méritos con la membrecía de la Academia de Ciencias Mundial. No le agrada hablar mucho de sí mismo, pero hay cierto acápite de su vida que le inspira una locuacidad especial. Confiesa, esta vez con evidente orgullo: "Yo fui profesor del Che.

"Fue en 1962. La Reforma Universitaria había creado las escuelas de Física, Matemática y Química, como un paso adelante del viejo sistema de enseñanza. El director de la escuela de Física tenía amistad con su homólogo en la esfera de automatización del Ministerio de Industrias. A partir de esa amistad surgió la petición de impartir un curso sobre Teoría de la Información a un conjunto de personas de dicho Ministerio.

"Cuando el Che supo quiso estar presente y como alumno, un hombre tan grande tenía la modestia de sentarse a escuchar. Para mí fue tremenda sorpresa que el director me pidiera que comenzara las lecciones y él se incorporaría luego. La parte que me correspondió impartir fue repaso de cálculo diferencial integral, ecuaciones diferenciales y teoría de variables complejas.

"Gracias a ese hecho yo tuve la oportunidad de conocer al gran Guerrillero. Fue como un golpe, una sorpresa, cuando me dijeron que él iba a participar, ese último detalle lo supe al final. El Che daba el ejemplo con hechos y con palabras. Era bastante crítico, en el sentido constructivo y de cualquier cosa, no tenía límites.

"Recuerdo a un muchacho que trabajaba en el pantri, que estaba bajo su protección; había también un grupo de gente joven en su escolta. Cuando yo llegaba el que primero se me acercaba era el muchacho del pantri: 'Mire profesor, ayúdeme, usted me puede aclarar...'. Estudiaba Aritmética para rendir un examen para la Segunda Enseñanza, los de la escolta igual. Creo que excepcionalmente una vez llegué y no estaban estudiando. Había voluntad propia, pero estaba la autoridad del jefe detrás.

"Existía un ambiente de estudio, de compromiso, alrededor de su figura. Un día vino Fidel y dijo 'y ustedes qué hacen estudiando a esta hora', y claro, ahí se acabó la clase porque llegó el Comandante.
"Yo tenía 25 o 26 años. El Che no mostraba reparos en que alguien de mi edad le repasara Matemática, él estaba por encima de eso. A veces me hablaba de cuestiones que le preocupaban en el campo de la Física, del equilibrio de los aviones y la necesidad de hacer un estudio para lograr que el tabaco ardiera de forma uniforme.

"Decía que como alumno no tenía tiempo de estudiar, así que debía aprovechar las clases al máximo. Lo más interesante es la esencia del porqué él estaba en el curso y es que ya se planteaba que en el socialismo el hombre debía utilizar más el cerebro que las manos; se anticipó enormemente a su época. Sus pretensiones eran automatizar procesos de producción en las industrias.

"En mi presencia hizo críticas muy oportunas del desempeño de algunos países del campo socialista por el uso ineficiente del potencial científico a favor de la economía. Una vez delante de él expresé que debíamos tener un desarrollo similar al de la URSS, y me dijo '¿cómo?'. Él esperaba que nosotros lográramos más...".

El científico atesora esos días como una experiencia que marcaría el rumbo de su vida, una suerte de lección sobre las convicciones y los principios que debe poseer un hombre, desde cualquier esfera o escalón social.

Conocer a Hugo es definitivamente un privilegio. Una siente, cual metáfora, que la tierra bajo sus plantas se ensancha de orgullo por hijos así. En su despedida, el físico nos regala las mismas percepciones que aprendió del Che en ese lapso en que coincidieron: "Nos falta explotar los saberes y llevarlos a la práctica. Los decisores deben aprender a reconocer la importancia de las ciencias, incluso, del conocimiento tradicional, el de los guajiros. Nunca como ahora, en la historia, el conocimiento fue tan importante".

Visto 1414 veces Modificado por última vez en Jueves, 13 Junio 2019 11:35

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found