Jueves, 09 Noviembre 2017 06:21

Salvaguardar el derecho de los trabajadores

Escrito por Jorge Pérez Cruz
El apego a la ley en la solución de los conflictos garantiza un buen ambiente laboral. El apego a la ley en la solución de los conflictos garantiza un buen ambiente laboral. Foto: Ángel Chimeno

Las Tunas.- Los derechos de los trabajadores cubanos están refrendados en la Constitución de la República y en numerosos instrumentos jurídicos que constituyen base legal de lo proclamado en la Carta Magna. Sin embargo, no son pocas las violaciones que se comenten, por desconocimiento o desidia, en el tratamiento a estas cuestiones, generando insatisfacción.

Tócales, entonces, a la CTC, sus sindicatos y a la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores, según la competencia, representar y acompañar a sus afiliados en la solución de los conflictos, actuación que debe estar ajustada a la legislación vigente.

No es ocioso recordar que el objetivo 13, del XX Congreso de la CTC, proclama el imperativo de prestar oportuna y debida atención a las quejas, denuncias, reclamaciones y otros asuntos planteados por los trabajadores y que las respuestas se brinden con la celeridad y efectividad requeridas.

Atendiendo a ese reclamo del cónclave de la organización obrera, el tema es seguido minuciosamente por el Secretariado Provincial de la CTC en Las Tunas, en cuya reunión correspondiente a este mes dedicó tiempo al análisis de dicha temática.

Los debates tuvieron de preámbulo un estudio que legitima la tesis inicial referida al desconcierto promovido por la incorrecta aplicación de ciertas normas jurídicas, la cual vulnera derechos legalmente reconocidos.

El documento da cuentas de que, de enero a octubre del actual año, los órganos de Dirección de la CTC a diferentes niveles atendieron a 702 trabajadores inconformes con la adopción de medidas disciplinarias, por parte de las direcciones administrativas.

Según consta en la investigación, el ciento por ciento de los querellantes contó con el acompañamiento y asesoramiento del movimiento sindical, que los prepara y guía en el enfrentamiento de los procesos legales en los que se ven implicados.

Aunque los casos atendidos disminuyen en 60, en comparación con similar etapa anterior, las pesquisas denotan el incremento de reclamaciones por mejor derecho. Eso revela que las violaciones de la legislación vigente por parte de las administraciones siguen como causa principal de los descontentos, los cuales giran en torno a otorgamiento de plazas, horario de trabajo y descanso, plazas por designación, período de prueba y sistema de pago. Resalta que este último experimenta un sostenido crecimiento.

Los integrantes del Órgano de Dirección Sindical identifican como fortaleza para enfrentar esas incongruencias acudir al Código de Trabajo, a los reglamentos disciplinarios y al Convenio Colectivo de Trabajo, herramientas imprescindibles en el propósito de salvaguardar el derecho de los obreros con apego a la legislación laboral vigente.

Pero, infelizmente, en la mayoría de los casos no se les da el uso correcto a estos instrumentos, desconociendo su valor jurídico para dirimir conflictos, tanto por las direcciones administrativas como sindicales, y, entonces, se continúa insistiendo en la necesidad de capacitación institucional sobre esas normas.

Ocurre que a veces no se tiene en cuenta la importancia de la autopreparación, ni se establece como requisito insoslayable para asumir un cargo, en cualquiera de esas partes -administrativa o sindical- el desconocimiento de lo legislado y la improvisación reinan en el momento de actuar.

En el muestreo realizado queda claro que en muchas organizaciones sindicales este no es un tema de análisis sistemático, ni tampoco en los consejos de Dirección en irrespeto a las normas dictadas, lo que desfavorece la actuación oportuna ante los conflictos y dilata las respuestas a los afectados.

Otra arista examinada fue el funcionamiento de los órganos de Justicia Laboral, por el rol que desempeñan en este objetivo y a los cuales les atribuyen, todavía, inconsistencias que se traducen en demoras injustificables para resolver los casos de su competencia y en tratamiento apresurado y ligero de los conflictos bajo su jurisdicción.

Esas situaciones merecen atención urgente y diferenciada para poner la solución de las querellas laborales a tono con la complejidad que tienen en la actualidad y con lo establecido por la Ley.

Visto 668 veces Modificado por última vez en Jueves, 09 Noviembre 2017 11:00

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found