Domingo, 18 Noviembre 2018 08:16

Insensibles hieren algo más que sentimientos

Escrito por Ramiro Segura García
Insensibles hieren algo más que sentimientos Foto: ReyLópez.

Las Tunas.- El empeño del Estado en la implementación de legislaciones y disposiciones para garantizar equidad, igualdad y atención a la ciudadanía, con la finalidad de que la vida transcurra con menores agobios, lo empañan manifestaciones de individuos insensibles que no se conduelen de los problemas de los demás.

En Las Tunas ocurren frecuentemente innumerables gestos que lindan con maltratos a las personas en el andar cotidiano, quienes en ocasiones reclaman sus derechos o denuncian las violaciones ante diferentes entidades, encargadas de asegurar el bienestar común para alcanzar la sociedad próspera y sostenible a que aspira la mayoría de los cubanos.
Nadie quiere ser víctima de faltas de sensibilidad, pero llama la atención que a veces las provocan funcionarios y trabajadores designados en organismos para la atención al público, con comportamientos indeseables.
Pese a la insistencia sobre la preferencia que tienen las personas discapacitadas, enfermas o de la tercera edad, se detectan lugares donde los concurrentes no lo tienen en cuenta, y pasan inadvertidos esos seres humanos que no deben esperar largo tiempo para resolver los asuntos.
Hay casos lastimosos como la carencia de ayuda a limitados físicos para cruzar calles, entrar a establecimientos, ayudarlos a precisar precios de mercancías o cooperar en el acomodo de compras.
Cuántas ofensas se suscitan cuando hombres robustos o jóvenes buscan maneras de acomodarse en asientos o no mirar a muchachas embarazadas, mujeres, minusválidos o ancianos, que requieren cooperación en ómnibus, consultas médicas, oficinas de trámites, terminales de ómnibus y otros sitios de gran concurrencia.
Hechos de irrespeto suceden cuando venden mercancías sin el gramaje indicado, demoran en dar vueltos de dinero con la pretensión de que los clientes los dejen o cuando expenden productos sin hacer las rebajas precisas por pérdidas de calidad.
El peloteo, una de las vertientes del nefasto asunto, funge como mala práctica en oficinas de atención a ciudadanos y otros lugares, donde se promueven malestares por dilaciones de procesos con las consabidas reiteradas citaciones sin soluciones definitivas a los problemas.
De moda están los cuestionamientos a inconmovibles choferes y funcionarios que transitan en vehículos estatales con capacidad para auxiliar a pobladores que esperan en paradas de ómnibus u otros puntos, y no contribuyen a aliviar la complicada situación.
Aunque a veces se exige enérgicamente por hechos carentes de buena atención, no pocas expresiones quedan en anonimatos o en ámbitos de familias, amigos, vecinos y colectivos, como si no fuera necesario un contundente enfrentamiento a la ausencia de solidaridad con la intención de modificar incongruentes conductas.
Ahora que el país transita por una etapa de enormes complejidades económicas, que pueden influir en determinadas limitaciones en el habitual bienestar social, esto debe tenerse más en cuenta por funcionarios y la ciudadanía en general con el interés de ayudar a evitar irritaciones en la convivencia social.
Como nunca antes hace falta comprender que todos necesitamos de los demás en las diferentes circunstancias, y por eso debe generalizarse un consejo que reiteran personas con nobles sentimientos: "Haz bien y no mires a quién".
¡Tuneros, no desaprovechemos oportunidades para extender las manos con amabilidad, aunque inmediatamente no se reciba el agradecimiento de los socorridos!

Visto 4090 veces Modificado por última vez en Domingo, 18 Noviembre 2018 09:55

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found