Lunes, 14 Enero 2019 08:04

¡El plan!

Escrito por Jorge Pérez Cruz

Las Tunas.- Aunque no lo considero como un criterio generalizado, la opinión de que las cifras del plan y del presupuesto son impuestas domina en algunos trabajadores y hasta en directivos, que la suelen manifestar públicamente ante los colectivos que dirigen.

Personalmente comparto la observación del miembro del Secretariado Provincial de la CTC, Ernesto Guevara López, quien desde hace ya algunos años atiende la esfera de asuntos económicos, que lo aproxima y lo hace partícipe de todo cuánto se valora en torno a este tema.

Guevara López sostiene que en los centros en los cuales las direcciones administrativas y sindicales cumplen las normas que rigen el diseño de los planes económicos y las cosas se hacen bien no hay cabida para esas malas interpretaciones.

La concepción de esa herramienta indispensable en la dirección planificada de los procesos productivos y de prestación de servicios, está instituida por etapas que comienzan a gestarse desde cada entidad, y deben caracterizarse por debates transparentes y por profundos intercambios con los trabajadores, en asambleas generales y de representantes.

La Resolución 158 del 2018, del Ministerio de Economía y Planificación (MEP), dictada en abril, establece las indicaciones metodológicas para la elaboración de este instrumento directivo que es esencia del carácter planificado de nuestra economía.

Donde se violen esos principios será difícil, cuando no imposible, la planeación oportuna de los objetivos tácticos y estratégicos de la organización, ni podrá contarse con la participación comprometida y consciente del colectivo laboral en la consecución de las metas trazadas.

Así se corre el riesgo de delinear propósitos inalcanzables, cuyas frustraciones impactan negativamente en el sentido de pertenencia y en los ingresos salariales de los trabajadores.

Es cierto que en oportunidades, por desidia o facilismo, desde oficinas y burós se diseñan los programas usando como referentes encomiendas de  años anteriores, y los panfletos se elevan a los niveles superiores sin las imprescindibles consultas con sus protagonistas.

Ahora, cuando el año 2019 toca a las puertas, también lo hace un nuevo proceso de información y análisis del plan y el presupuesto, con la nueva dinámica de desarrollarlo en los meses de enero y febrero.

Es preciso detenernos en la denominación de esos encuentros que son de información y análisis, que no de aprobación, como erradamente muchos califican, pues esa prerrogativa es del Ministerio de Economía y Planificación (MEP), institución que, por supuesto, está atenta a la solvencia financiera de la nación y a las posibilidades reales de aseguramiento material a las propuestas.

Precisamente el MEP acordó que una vez aprobado el plan de la economía por el Consejo de Ministros comience su desagregación, desde los organismos superiores, ministerios y las Organizaciones Superiores de Dirección Económica (OSDE) hacia las instancias inferiores.

De esa manera satisface un reclamo de los trabajadores y debe cesar la perniciosa práctica de laborar en algunas entidades durante cuatro y cinco meses sin conocer con exactitud las exigencias del plan, eso deforma, desalienta, desgana...

El movimiento sindical en el territorio ha desarrollado las acciones de preparación de sus cuadros y los sindicatos nacionales han realizado encuentros territoriales con sus homólogos como parte de esfuerzos mancomunados que respondan a la trascendencia de este proceso.

Ahora, no se trata de aprobar, reitero, los objetivos de estos intercambios es dotar a la clase obrera de la información que necesita para enfrentar con la inteligencia colectiva los retos del desarrollo económico y social en un contexto internacional adverso y una situación financiera desfavorable en el entorno nacional.

Visto 1249 veces Modificado por última vez en Lunes, 14 Enero 2019 10:51

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found