Viernes, 22 Febrero 2019 07:26

Dame la mano y... ¿ahora a qué jugamos?

Escrito por Elena Diego Parra

Las Tunas.- Indira se lamenta con frecuencia porque Alejandro, su niño, es muy introvertido y poco sociable, apenas conoce a los demás chiquillos del barrio y nunca quiere salir con ella, pues dice que no le gusta caminar y prefiere quedarse en casa. "Eso sí -refiere la madre- es muy inteligente y súper habilidoso, aunque solo tiene 5 años. Le encanta ir a la nueva sala de juegos y entiende a la perfección todos los que guarda en su tableta: ¡no hay quién le gane!".

Como Alejandro, actualmente muchos pequeños a edades tempranas son expertos en el manejo de tabletas, computadoras y dispositivos móviles. Es una de las ventajas de ser nativos digitales; mientras los adultos requerimos explicación y mucha práctica para comprender sus funcionalidades, ellos parecen tener incorporado algún "chip" que les permite manipularlos de manera natural, como por instinto. Lo que no resulta conveniente es la dependencia que manifiestan numerosos infantes, para quienes no existe otro modo de recreo.

Algunas décadas atrás ser feliz era muy fácil. Bastaba con un grupo de amiguitos del vecindario, una cuerda para saltar, una tiza, una lata vieja, gran reserva de energía y alguna que otra iniciativa, de esas que solo los más chicos conocen.

Ahora las "viejas" maneras de jugar ya no ocupan lugar de preferencia, la felicidad de la niñez tiene mucho que ver con las nuevas tecnologías. Pareciera que han pasado siglos desde que en Cuba tocar una computadora era absoluta quimera. Sin embargo, el limitadísimo acceso -debido a los altos costos de las máquinas o a su ausencia en la red de tiendas- fue normal hasta hace poco más de cinco años.

En la actualidad es una vivencia cotidiana la proliferación de laboratorios de Informática en las escuelas, que la gente vaya a los Joven Club de Computación y Electrónica y que la venta de ordenadores colme el mercado negro de los productos informáticos.

No importa el daño que hagan a los bolsillos, el caso es que los videojuegos, las PC y las películas animadas, han usurpado el lugar que una vez les correspondió al trompo, al yaqui, la suiza y a otras tantas diversiones, que poco a poco se marchan de la vida de nuestros críos. Muchos nos preguntamos, ¿irán camino al olvido total?...

Diversos estudios hablan sobre la influencia negativa de los videojuegos. Unos dicen que fomentan la violencia y las actitudes antisociales, y al propio tiempo, no faltan los que afirman que desarrollan la agilidad mental y la concentración. Por otra parte, investigaciones demuestran la importancia de los juegos tradicionales en las primeras edades, en beneficio del progreso intelectual y psicomotor.

Los psicólogos plantean que estos últimos intervienen en todas las áreas del desarrollo, ofreciéndoles la oportunidad de aprender de ellos mismos, de los demás y del medio que les rodea. Subrayan que su valor se explica según el principio biológico de que el cerebro se desarrolla al funcionar, igual que el organismo necesita alimentarse para crecer.

En el juego, los niños inventan, exploran, imitan y practican rutinas del diario. Puede ayudarlos a ser creativos, descubrir sus intereses, ganar en destreza para la solución de problemas, aceptarse emocionalmente, comunicarse con los demás y propicia una independencia que facilita la toma de decisiones. A la par, les permite la construcción de sus propios conceptos, les enseña a compartir, así como a expresar y controlar sus sentimientos.

Sin oponernos al avance tecnológico, a lo que todos tenemos derecho, deberíamos mantener abierta la tapa del baúl de los recuerdos, ese al que los juegos tradicionales parecen condenados a entrar. No dejar morir tan arraigadas formas de esparcimiento constituye un deber que tenemos con quienes están por nacer y por qué no, con nosotros mismos. Aunque parezcan viejas, esas diversiones pueden resultar tan novedosas para los infantes de hoy como lo fueron para nosotros, y lo mejor será la posibilidad de obsequiarles un sinfín de sonrisas.

Visto 1366 veces Modificado por última vez en Miércoles, 06 Marzo 2019 07:07

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found