Imprimir
Visto: 1885

primera vez 3

Las Tunas.- Martha inició su vida sexual activa en medio de las latas de pintura del taller de carpintería de su abuelo materno. Fue una tarde de lluvia intensa y ella no rebasaba los 16 años de edad. La verdad, no era que le gustara tanto Alberto, pero la insistencia de las amigas y aquellos de que el andar siempre con muchachas ya daba de qué hablar en el grupo, la hicieron decidirse. No estuvo mal, pero el tiempo que ya ha pasado, le confirma que pudo ser mejor, resultar más “su momento” y menos el del “qué dirán los otros.”

Andrea, por el contrario, se sabía lista para dar el gran paso. Por eso se revolcó sin tapujos con Mandy en el segundo cubículo del albergue tres. Él era 10 años mayor y le prometió la vida y las maravillas. Fue duro para la jovencita que, justo al otro día del gran acontecimiento, Mandy pasara por su lado sin siquiera saludarla. Se sintió fea, incapaz. Todavía no ha recuperado del todo la confianza. ¿Será que lo hice tan mal?, se pregunta a cada rato.

Marcos siempre le tuvo miedo a las chicas, aunque las ganas le ardían en la complicidad de su cuarto, desde la adolescencia. Recuerda con temor el día en el que Julio lo descubrió masturbándose en el baño de la Secundaria. Todavía le agradece en silencio que nunca comentara nada por ahí. Y eso que estaba en noveno y Marcos apenas comenzaba el séptimo. Y “el chucho” con los principiantes siempre es brutal.

El dilema se lo resolvió el tío Luis. Un día llegó, le preguntó si “meaba dulce” y le pagó 20.00 CUC a Juanita para que le dedicara un rato de la tarde en el cuartico del patio. La mejor tarde de su bisoña existencia. Aunque, eso lo supo mucho tiempo después, ese día había conocido el cuerpo desnudo de una mujer y también los aciertos de hurgar en sus propios deseos, que no el amor. La certeza de hallar tan colosal sentimiento, para él, fue cuestión de años.

Historias así, pululan. Hay tantas como personas desandan estas calles. Algunos la rememoran, incluso, peinando canas junto al amante discreto que les robó los miedos y la virginidad; otros, prefieren dejarlo en suspenso y están los tristes, muy tristes sí, que tienen memorias terribles del momento que siempre se espera en la vida, como especial y, hasta, sublime.

Es 14 de febrero y 26 Digital le convida a rememorar su primera vez. Y, sobre todo, a atizar la nobleza del amor incipiente en cada uno de sus sueños de hoy. Ese que generalmente nos llega terco, sano y con ciertos atisbos de grata locura. Regálese unos minutos del día, sonría y recuerde.