florence1

Las Tunas.- Cada 12 de Mayo, las enfermeras y los enfermeros de todo el mundo celebran el Día Internacional de la Enfermería. Ese día de 1920 vino al mundo en Florencia, Italia, Florence Nightingale, emblema de esa noble profesión.

Creció en una familia rica. A los 17 años comenzó a visitar a personas pobres y enfermas para ayudarlas a mitigar sus penas. Esto no agradaba a sus padres, quienes preferían que acudiera a reuniones de sociedad.

Al los 23 años descubrió su verdadera vocación: la Enfermería. Eso a pesar de que la profesión no era bien vista en la sociedad. Resignados, sus padres la inscribieron en los mejores colegios del momento, como el Instituto de San Vicente de Paúl, en Alejandría, Egipto. Luego continuó en el Instituto para Diaconisas Protestantes de Kaiserswerth, Alemania.

En el curso de sus estudios pudo visitar diferentes hospitales en Italia y Egipto. En cada uno tomó nota de sus diferencias y necesidades. Sus observaciones dieron lugar a sus dos libros: Notas de Hospital y Notas de enfermería. Ambos vieron la luz editorial después de 1859, con la colaboración de algunos amigos del periódico londinense The Times.

En 1852 comenzó a administrar en Londres un pequeño sanatorio para damas inválidas. Demostró tal eficiencia y capacidad que, en poco tiempo, lo transformó en uno de los mejores hospitales de toda Inglaterra.

En 1854 estalló la Guerra de Crimea. Al tanto de las pésimas condiciones sanitarias en que se desarrollaba el conflicto, le ofreció sus servicios al secretario de Guerra británico. Fue autorizada y, junto a 38 enfermeras, viajó al campo de batalla. Su equipo atendió allí a más de cinco mil heridos. La llamaban "la dama de la lámpara", por su costumbre de realizar rondas nocturnas con una lámpara para atender a sus pacientes.

En 1856, al terminar la contienda, fue recibida con honores en Londres. Sin embargo, rechazó el premio como Heroína Nacional: "Solo he cumplido con mi deber como ser humano", dijo. En 1883, la reina Victoria le otorgó la Real Cruz Roja, y en 1907 se convirtió en la primera mujer en recibir la Orden de Mérito del Reino Unido. El Juramento Nightingale efectuado por los enfermeros al graduarse, fue creado en su honor en 1893.

A pesar de su dinamismo y entusiasmo, Florence sufrió en carne propia los rigores de las enfermedades. Así lo dice un sitio en Internet:

"En 1872 se retiró del servicio activo; en 1895 quedó ciega y tiempo después perdió otras facultades. En estado de invalidez total vivió otros 15 años. En 1908 le otorgaron la Medalla al Mérito, honor rara vez otorgado a una mujer. El día 13 de agosto de 1910 falleció a la edad de 90 años".

La vida de Florence Nightingale fue una oda al sacrificio por los desvalidos. Tanto, que relegó a un segundo plano su realización personal como esposa y madre para dedicarse a cuidar de los demás. Su trabajo fue la fuente de inspiración de Henri Dunant, fundador de la Cruz Roja y autor de las propuestas humanitarias adoptadas por la Convención de Ginebra.

Escribir un comentario