medidas salud1

Las Tunas.- El actual panorama epidemiológico en esta provincia responde a la situación internacional que hoy viven los pueblos ante la expansión de la pandemia del nuevo coronavirus SARS-Cov-2. De cara a esta realidad y en correspondencia con el plan estratégico del país, aquí mantienen estricto cumplimiento de las indicaciones, que priorizan la vigilancia epidemiológica y las acciones de prevención.

El doctor Aldo Cortés González, subdirector del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología, refiere que funcionan en el territorio cinco centros destinados al aislamiento de los casos sospechosos de la Covid-19; dos de ellos (los campismos Cerro de Caisimú y Corella) están preparados para recibir en esta jornada a unos 190 tuneros que arriban desde otras naciones, fundamentalmente de Haití y Guyana.

Dijo que mantienen bajo aislamiento a 66 personas en los centros activos y bajo inspección constante a 285 viajeros en las áreas de Salud de los municipios. “Todavía tenemos aquí a personas que llegaron desde otras naciones y la conducta por seguir en esos casos es el ingreso domiciliario junto a la familia durante 14 días. Hemos tenido que enfrentar las indisciplinas de quienes ignoran las orientaciones de las autoridades".

Cortés asegura que por Las Tunas han transitado más de 828 viajeros desde que empezó la alarma de la pandemia. “Esto habla del riesgo latente, teniendo en cuenta que muchos de ellos proceden de territorios con la enfermedad”, puntualiza.

Dentro del sistema de atención figuran los hospitales, reservados para asistir a estos pacientes. “En un primer momento está previsto que los casos confirmados se trasladen al Hospital Militar de Holguín. No obstante, las instituciones hospitalarias locales también servirán de aislamiento a sospechosos, de existir una saturación en los espacios destinados para ese fin”.

El galeno refiere que los niños menores de 18 meses son aislados en el Hospital Pediátrico, porque tienen más vulnerabilidad y requieren una atención diferenciada. Hoy, cuatro infantes permanecen aislados. Quienes sobrepasen esa edad se aíslan en los centros determinados y podrán tener un acompañante.

“El peligro de Las Tunas es el de toda una Isla a la que han entrado personas con el virus desde lugares con propagación de la Covid-19. No es para alarmarnos, sino para ocuparnos. Debemos tener presente que es una enfermedad que mata y nadie está exento de padecerla, aun cuando los ancianos presenten el mayor peligro”, concluye.