ujc"Jesús Menéndez", Las Tunas.- En la finca El esfuerzo, perteneciente a la cooperativa de créditos y servicios (CCS) Juan Manuel Ameijeiras del municipio de Jesús Menéndez, fue entregada la Condición Jóvenes por la Vida a los hermanos Alberto y Wílmer Santana Hernández. El uno, por su constancia en la producción de leche de cabra y sus derivados; el otro, destaca en el trabajo del programa ovino.

Durante estos meses de enfrentamiento a la Covid-19 no han parado de hacer por la alimentación del pueblo, sin descuidar su propia superación personal. Da gusto escucharlos hablar de la tierra, cerca de la jarana criolla, pero con la sapiencia que da la vida en el campo, noble y directa.

Alberto, el mayor de los dos, y también el menos tímido frente a la grabadora, explica. “En la finca estamos incursionando en la producción de cerdos de capa oscura (criollos) y en otras razas de estos animales para llegar a más volúmenes de carne. La intención es concretar aquí el primer polígono productivo, de ese tipo, que tenga el territorio. Pero eso, sin descuidar el resto del trabajo, porque aquí cada uno de nosotros tiene sus responsabilidades.

“Por ejemplo, yo estoy trabajando en el mejoramiento genético tanto de cabras como de ovejas. Ya estoy habilitado en inseminación artificial y para finales de este año me graduaré de Nivel Medio en Veterinaria.

“Mi hermano está en el cuarto año de esa misma especialidad. Ahora anda haciendo prácticas en la Empresa Porcina del municipio. Se aprende mucho y todo se pone en función de la finca”.

Wílmer y Yanelis, sus padres, los educaron en el amor a la tierra. Y también les preñaron de valores que incluyen ayudar al otro, saberse parte de una sociedad comprometida con la vida de su gente. Por eso los miembros del Comité Provincial de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) los encontraron trabajando esa mañana.

No son los únicos. Durante estos meses lo mismo muchachos como ellos, que centros productivos y de servicios, están recibiendo el abrazo de la joven vanguardia política cubana. Llegan reconociendo la “Jóvenes por la vida” a quienes están en la primera línea, sin fanfarrias, sin chistar, sin excusas. Son muchos. Entre ellos estos dos muchachos de Chaparra. Alberto y Wílmer, prestos a vencer.

 

 

Escribir un comentario