covid 4525

La Habana.- Dice el virólogo español Esteban Domingo, que la humanidad no se imagina hasta qué punto vive inundada de virus de todo tipo.
Una persona infectada por un determinado virus puede tener hasta un billón de partículas virales infectivas en su cuerpo. Hay más virus dentro de una sola persona que personas han existido en la historia.

Después, hay que tomar al pie de la letra los más recientes pronósticos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtiendo a aquellos países impacientes por terminar los períodos de confinamiento y distanciamiento social, que pueden esperar una segunda y hasta tercera vueltas de la infección, creídos de tener a este primer brote bajo control.

El especialista Domingo, recién nombrado miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y virólogo del Centro de Biología Molecular de Madrid, ha ayudado a cambiar el concepto de virus ARN, que incluye el de la gripe, el del sarampión, el del ébola y el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, entre muchos otros.

Profetas y futurólogos, algunos de gran prestigio, pretenden dibujar el paisaje de este mundo una vez terminada la presente pandemia de la Covid-19, sin tener en cuenta lo planteado por Domingo y la OMS.

Hasta ahora, pocos gobiernos parecen estar preparados para enfrentar los pésimos pronósticos. China, Vietnam, Rusia y Cuba, están entre los mejor encaminados .

De ahí que mantengan funcionando actividades básicas impostergables, encabezadas por la agricultura, los servicios de Salud y las investigaciones científicas dirigidas a combatir el virus.

Los países mencionados también mantienen activas la cooperación y solidaridad internacionales ofreciendo personal de Salud y equipos para aquellos países que solicitan su ayuda.

Según el virólogo español citado, cuando un virus cambia puede dar lugar a fracasos de vacunas. La vacuna de la gripe se renueva cada año porque el virus va cambiando. El virus de la hepatitis C tiene unos tratamientos excelentes, pero no hay vacuna.

En cuanto a los proyectos de vacuna, el virólogo Domingo dijo que no podría asegurar si habrá una vacuna que tendrá una efectividad muy duradera o si habrá otra que requerirá una renovación cada año o dos. Esto es una gran incógnita, dijo el científico en conclusión.

PROVISIONES DE LA PANDEMIA Y SU EFECTO EN EL MUNDO 

Sylvia Browne, vidente y escritora fallecida en el 2013, en su libro El fin de los días: Predicciones y profecías sobre el fin del mundo, desde el 2008 aseguraba que en el año 2020 llegaría una enfermedad parecida a la neumonía que destrozaría los pulmones de millones de personas. ¿El coronavirus, quizás?

Un previsor más cercano, el nonagenario estratega Henry Kissinger, quien fuera secretario de Estado y asesor de varios presidentes de Estados Unidos, comparó el ambiente actual con el que él vivió a finales de 1944.

Entonces, dijo, "se sentía un peligro acechante contra nadie en particular, sino devastador. Pero ahora hay una importante diferencia entre esa fecha distante y la actual. La resistencia norteamericana estaba fortalecida entonces por un definido propósito nacional.

"Ahora, en un país dividido, haría falta un Gobierno eficiente y de luz larga, necesario para vencer obstáculos sin precedente en magnitud y de alcance global. Mantener la confianza social en el gobierno es crucial".

Kissinger recomienda que Estados Unidos debe proteger a sus ciudadanos del coronavirus y al mismo tiempo comenzar la urgente tarea de prepararse para una nueva época.

El 23 de mayo del 2020, Estados Unidos ya había perdido 96 mil 555 de sus ciudadanos por el virus, cifra superior a las bajas sufridas en 20 años de Guerra en Vietnam y tenía un millón 625 mil 838 contagiados, además de que las autoridades sanitarias se desesperan por falta de capacidades hospitalarias, de terrenos donde enterrar a los muertos, de medios de protección y equipos de Terapia Intensiva.

No obstante, unos 20 estados de la Unión se aprestan a desechar la cuarentena y reabrir en mayo la actividad económica, acción respaldada por el presidente que busca desviar la atención de sus electores de la pandemia hacia su primordial objetivo, ganar las elecciones de noviembre próximo.

Otro punto de vista, el empresario multimillonario fundador de Microsoft, Bill Gates, desempolvó una charla suya en el 2015, cuando básicamente predijo la actual pandemia de coronavirus.

El peligro futuro de la humanidad, no va a ser una guerra, sino "un virus muy infeccioso", sentenció entonces el magnate informático.

Coincidió que la epidemia de SARS del 2003 fue el momento preciso para preparar al país para otro episodio infeccioso.

El intelectual y teólogo brasileño, Frei Betto, comentó las características de la actual pandemia y qué cambiaría en nuestros países y nuestras vidas este mal.

"Nuestras frágiles instituciones democráticas están amenazadas", señala Betto. "China logró contener el coronavirus porque mantuvo a todos los ciudadanos bajo vigilancia por medio de sus teléfonos celulares", dijo el teólogo.

"La exigencia de quedarse en casa demuestra que es posible mantener a la sociedad en funcionamiento sin obligar a millares de personas a desplazarse diariamente de su hogar hasta su centro de trabajo", añadió Betto.

Eso le traería muchas ventajas al capitalismo: "No necesitaría mantener a tantos edificios para albergar oficinas y otros espacios de trabajo, ni empleados encargados de la limpieza, las comidas, el mantenimiento, la energía, el mobiliario", recordó.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, en reunión virtual del Grupo de Puebla realizada el 15 de mayo, puso énfasis en la unidad de las fuerzas progresistas del continente y del mundo, porque solo unidas, podrán presentar un valladar infranqueable y proteger a los pobres y hambrientos del mundo.

Muchos pronósticos, desconocen quizás, la carta de triunfo en poder de los Estados que practican la solidaridad y cooperación en sus relaciones internacionales.

Se equivocan los que piensan cantarle Miserere a Cuba, sin tener en cuenta que la Isla ya ha sentado cátedra para sus iguales en el mundo. Porque lo que sí es seguro es que en el mundo pospandemia, Cuba brillará en su desarrollo científico, biotecnológico, farmacéutico.

Su personal médico y la política humanista, por encima de credos políticos, económicos y religiosos, será y ya está siendo alabada por millones de beneficiados y no solo en naciones del Tercer Mundo, sino también en la vetusta Europa.

Unos 80 países se han interesado en adquirir el Interferon Alfa-2B, la vacuna Cimavax contra el cáncer de pulmón, el Heberprot-P que evita las amputaciones de miembros, entre otros fármacos cubanos.

alb/ef

Escribir un comentario