abuelos64043

La Habana.- Mientras el número de personas infectadas por el Covid-19 prosigue su rápido incremento por el mundo, al sobrepasar la cifra de 105 mil casos confirmados en más de 100 naciones, con poco más de tres mil 500 fallecidos, los científicos redoblan las investigaciones centradas en mejorar el conocimiento de sus características y formas de comportarse.

Según el estudio más completo sobre el brote, realizado por el centro chino para el Control y Propagación de Enfermedades (CCDC, por su sigla en inglés) y dado a conocer en la última semana de febrero, la tasa de mortalidad general observada en el país asiático es de un 3,83 por ciento, siendo las personas de 80 y más años las que tienen mayor peligro para la vida, junto a las que padecen determinadas enfermedades crónicas.

Al señalar cuáles de esas dolencias preexistentes influyen con mayor peso en el aumento del riesgo de sufrir las complicaciones agudas, la investigación mencionó en primer lugar a las cardiovasculares, seguida por la diabetes, enfermedad respiratoria crónica e hipertensión arterial.

El propio trabajo plantea que alrededor del 80 por ciento de las infecciones causadas por el Covid-19 son leves, el 13,8 por ciento  graves y el 4,7  llegan al estadio de crítico, lo cual se expresa, entre otras manifestaciones, en insuficiencia respiratoria severa y multiorgánica, y shock séptico, mientras los hombres tienen más probabilidades de morir (2,8 por ciento), que las mujeres (1,7 por ciento).

De acuerdo con lo notificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el período de incubación, es decir, el tiempo que tardan los síntomas clínicos en aparecer después de haber contraído la enfermedad, varía de uno a 14 días, aunque el promedio general se estima entre tres y cinco días.

Si bien todavía no ha podido precisarse el posible origen animal del Covid-19, ni cuándo y cómo comenzó a afectar al hombre, está confirmado que la enfermedad pasa de individuo a individuo, a través de las goticas procedentes de la nariz o la boca, que salen despedidas cuando la persona tose o exhala.

Ello fundamenta la recomendación de la OMS de mantenerse a más de un metro de distancia de una persona que tenga tos, estornude o presente un cuadro febril, pues podría estar infectada.

Una vez expulsadas, las referidas gotas pueden depositarse encima de los objetos y superficies aledañas. Por eso cualquier persona que entre en contacto con ellas tendría una elevada probabilidad de contraer el Covid-19 si luego se toca los ojos, la nariz o la boca.

Lo anterior corrobora el énfasis puesto por la OMS en el lavado frecuente de las manos con un desinfectante a base de alcohol, o con agua y jabón, considerada una medida clave para evitar el contagio.

Como plantea un informe publicado en la revista de la Asociación Médica Estadounidense (Jama), hasta el momento la edad media de los pacientes afectados por el nuevo coronavirus, reportado por primera vez en diciembre del 2019 en la ciudad china de Wuhan, oscila de 49 a 56 años, siendo muy raros los reportes en niños.

Acerca del tema, el profesor Mark Denison, especialista en enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina de Vanderbilt, Estados Unidos, señaló que por alguna razón no conocida aún el sistema inmunológico de los infantes parece ser menos susceptible al Covid-19.

El doctor Rinaldo Puga Gómez, especialista de Primer y Segundo Grados en Pediatría y presidente del Consejo Científico de la Clínica Cira García, en La Habana, precisó a Granma que el Covid-19 es el séptimo miembro conocido de la familia de los coronavirus, y que las infecciones originadas por estos son muy frecuentes en los niños.

Sin embargo, subrayó, un elevado porcentaje son asintomáticas o cursan con manifestaciones muy leves de la enfermedad, existiendo poco riesgo de adquirir el rango de severa, requerir ventilación o tener un desenlace fatal.

Manifestó que, aunque la ciencia aun no dispone de una explicación certera de por qué la infección tiene tan baja incidencia en menores de 15 años, ello podría obedecer a que en los niños, incluyendo los más pequeños, la respuesta inmune innata predomina y se acciona de forma muy rápida ante los patógenos, en comparación con lo que sucede con los adultos.

Por eso, aseveró el profesor Puga, los síntomas son más ligeros en ese segmento poblacional. De igual modo, podría deberse a que, al tener exposición previa a otros coronavirus, los niños desarrollan anticuerpos de protección cruzados más robustos con respecto a los adultos.

Como dato de interés citó una información divulgada por el Centro para el Control y Reporte de Enfermedades Infecciosas, en Atlanta, Estados Unidos, donde señala que solo el 0,9 por ciento de los pacientes contagiados estudiados en China tienen menos de 15 años.

Esa propia institución indicó que, al parecer, las mujeres embarazadas no presentan hasta el momento mayor riesgo de contraer la enfermedad, de ahí que no exista ninguna contraindicación de lactar al bebé si la madre estuviera infectada.

La infectividad del paciente se incrementa después del quinto día de haber contraído la enfermedad, coincidiendo con el aumento de la carga viral, añadió el doctor Rinaldo Puga.

No obstante a este comportamiento clínico, nadie debe confiarse y es oportuno que adopte conscientemente todas las medidas profilácticas que protegen su salud.

datoscod 194045

Escribir un comentario