Imprimir
Visto: 1275

mortalidad

Las Tunas. - El Programa Materno Infantil (PAMI) en esta provincia cerró el 2020 con una tasa de mortalidad infantil de 3,8 por cada mil nacidos vivos, inferior a la media nacional de 4,9; lo que ubica a Las Tunas entre los territorios de mejores resultados de la nación.


Las principales causas de los decesos estuvieron relacionadas, principalmente, con el nacimiento prematuro y el bajo peso al nacer.

Osmara López Borrero, jefa de la sección materno-infantil en el territorio, refirió a 26 que el equipo de trabajo logró crecerse, aún en medio de las complejidades que impuso la Covid-19. “Esta tasa representa más familias satisfechas de la atención y mejores resultados de trabajo”, afirmó.

neonatologíaMajibacoa y Manatí están incluidos dentro de los 32 municipios del país que no reportaron fallecidos en menores de un año durante el recién concluido calendario; muestra del esfuerzo y la cohesión del personal sanitario encargado de esta noble misión.

En el período, dijo, se acumularon cinco mil 22 nacimientos, 255 menos que en el calendario 2019; una continuidad a la tendencia de los últimos años que evidencia una reducción de la natalidad. No obstante, el programa de Atención a la Pareja Infértil registró 490 embarazos.

López Borrero resaltó la labor desarrollada desde la Atención Primara de Salud y la posibilidad de contar con tecnologías para el seguimiento de las gestantes; aspectos que contribuyeron a mejorar los indicadores. Asimismo, destacó el desempeño de la red de genética que este año mostró un alto nivel en los diagnósticos, lo que redujo las malformaciones congénitas.

La mortalidad escolar registró una disminución de su tasa; no así la preescolar que tuvo un incremento, principalmente niños que padecían enfermedades crónicas como los tumores malignos.

En el año que culmina se lamenta el fallecimiento de dos maternas que llegaron al embarazo con enfermedades de base; evitar esos sucesos continúa siendo una prioridad del Sistema de Salud aquí.

La especialista expuso que desde marzo a la fecha no se reportan pérdidas de niños ni embarazadas por la Covid-19, al tiempo que resaltó el cumplimiento de los protocolos sanitarios, la asistencia esmerada y la prioridad concedida a estos grupos poblacionales.

Entre las proyecciones del PAMI para este 2021 se hallan el control del riesgo preconcepcional, y de las enfermedades maternas durante el embarazo para garantizar el desarrollo saludable de la gestación, la reducción del parto pretérmino, el retardo del crecimiento uterino y otros trastornos.