enferemra234

Las Tunas.- ¿Cuántas veces son ellas o ellos quienes corren en las salas de ingreso de los hospitales, cuando algún enfermo tiene un imprevisto y los familiares desesperan? ¿Cuántas horas o kilómetros suman el tiempo y los caminos que transitan por las comunidades en busca de los pacientes, en las campañas de vacunación o en los centros de Salud para cumplir sus funciones? ¿Qué serían los médicos y el Sistema de Salud Pública sin las enfermeras y los enfermeros?

Por eso, en el Día que Cuba les dedica el merecido homenaje, más ahora cuando se crecen en las zonas rojas de cara a la pandemia de la Covid-19 o cualquier sitio que los necesite, sirva esta compilación de rostros para demostrarles el respeto por su trabajo, el agradecimiento a esa labor constante, muchas veces sin nombre y sin rostros, quienes hacen año tras año por salvar vidas y ser las columnas de hierro de las especialidades clínicas, los salones de operación, los médicos y cuántas misiones requieran de sus manos y talento en este territorio, la nación u otros países.

Frases como “la mía”, “esa es mi enfermera”, “me encanta el trato de ese enfermero”, “gracias a que corrió la enfermera” y tantas más simbolizan el cariño agradecido de miles de tuneros -léase cubanos- que hoy, con más admiración que nunca, pueden estar necesitando el auxilio de ellos o gritando con esperanzadora angustia: “Vayan, corran, por favor, busquen a la enfermera".

enfermeros3

Escribir un comentario