enfermedades diarreicas agudas
La Habana.- Las enfermedades diarreicas agudas (EDA) constituyen hoy un problema importante de salud en el mundo y la segunda mayor causa de muerte de niños menores de 5 años, así como de la desnutrición infantil, según dio a conocer recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El organismo internacional señala que anualmente se registran más de mil 700 millones de casos de EDA en Latinoamérica y el Caribe, enfermedad que el pasado año costó la vida a aproximadamente 525 mil menores en esa región.

Sin embargo, en Cuba tienen una baja incidencia en la población, publica el Ministerio de Salud Pública (Minsap), en su sitio web oficial.

Aunque su aparición es más alta en los meses del verano, cuando las elevadas temperaturas provocan una descomposición rápida de los alimentos o sus componentes, la aparición de virus o parásitos, resulta de vital importancia mantener un estricto régimen de medidas higiénico-sanitarias para hacerles frente durante el año completo, sobre todo, cuando hay pequeños en casa.

¿Pero de manera general, qué es esta enfermedad y cómo se transmite?

Las EDA son infecciones del tracto digestivo ocasionadas por bacterias que provocan que la enfermedad se transmita por alimentos o agua de consumo contaminado, o bien de una persona a otra como resultado de una higiene deficiente.

Existen además, diversos aspectos que pueden predisponer o facilitar la transmisión de dicha enfermedad, entre ellos: la manipulación inadecuada de los alimentos, condiciones higiénicas deficientes, la reacción a algunos medicamentos y una intoxicación alimentaria, por solo mencionar algunos.

Ante la presencia de la enfermedad, ¿qué hacer? ¿qué tratamiento seguir?

Los especialistas del Minsap, refieren algunas medidas para tratar el padecimiento, entre estas consumir rápidamente una solución de sales de rehidratación oral.

Además, ingerir complementos de zinc, los cuales reducen un 25 por ciento la duración de los episodios de diarrea y se asocian con una reducción del 30 por ciento del volumen de las heces, así como la administración de alimentos nutritivos, incluida la alimentación exclusiva con leche materna durante los seis primeros meses de vida.

¿Cómo prevenirlas?

El consumo solamente de agua segura, hervida o asegurada con hipoclorito de sodio al uno por ciento, el lavado frecuente de las manos, de las frutas y vegetales, la ingestión de alimentos bien cocidos o fritos, resultan algunas de las medidas preventivas más eficaces.

Escribir un comentario