programa materno infantil

Las Tunas.- Tres municipios, Manatí, Jesús Menéndez y Majibacoa, exhiben hasta la fecha cero mortalidad infantil, lo cual tributa a que la provincia alcance una tasa de 3,2 fallecidos por cada mil nacidos vivos. Este resultado obedece a una labor mancomunada y constante del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) en el territorio.

Osmara López Borrero, jefa de la Sección Materno-Infantil, significó el desempeño positivo del personal sanitario desde la Atención Primaria hasta la Secundaria, con la conducción de la Dirección Provincial de Salud, para mantener ese índice por debajo de la media nacional. Destacó también el funcionamiento de la comisión multidisciplinaria para el cuidado a maternas y niños graves.

Entre los retos del PAMI en suelo tunero sobresale la necesidad de acentuar el trabajo con la pareja infértil en varios centros de Salud, pues en el período actual aumenta el número de embarazos obtenidos en las consultas municipales con respecto al 2019, pero se requieren cifras muy superiores para garantizar el remplazo poblacional.

López Borrero enfatizó que en estos momentos se trabaja con parejas que llevan mayor tiempo como infértiles y precisan de procederes a otro nivel para resolver patologías que atentan contra la capacidad reproductiva.

En cuanto al Centro Provincial de Reproducción Asistida puntualizó que aumenta la cantidad de casos nuevos vistos a 422 y se han realizado 73 inseminaciones artificiales, obteniéndose 60 embarazos, 43 más que en igual lapso del 2019.

El embarazo en la adolescencia sigue siendo uno de los problemas apremiantes que aún no encuentran una solución definitiva. En los últimos seis años, la tendencia aquí ha sido ascendente, aparejado al incremento de la fecundidad en este grupo de edad. Jobabo, Majibacoa y Manatí tienen las tasas más altas por cada mil mujeres en edad fértil.

La especialista detalló con respecto a este tema que se establece una estrategia de conjunto con la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y el Ministerio de Educación (Mined) para realizar acciones concretas en cada área de Salud, en pos de concientizar a la población sobre la urgencia de erradicar este flagelo que además, condiciona un dilema para la salud física y reproductiva.

En Las Tunas, a pesar de los logros que ostenta el Programa Materno Infantil se identifican deficiencias como el decrecimiento de la natalidad, los altos índices de bajo peso al nacer y una incidencia considerable de enfermedades de transmisión sexual.

Otra de las cuestiones pendientes es el ingreso de las gestantes de riesgo en los hogares maternos, los cuales disponen de un equipo multidisciplinario para la atención integral y diferenciada a las pacientes. En este y otros aspectos se demanda la responsabilidad familiar en el maravilloso reto de cuidar y multiplicar la vida.

 

Escribir un comentario