clodomira

Las Tunas.- Un tratamiento especializado y multidisciplinario convierten al Hospital Psiquiátrico Clodomira Acosta, de Las Tunas, en el epicentro de la atención a la salud mental en el territorio, institución que arribará a su aniversario 27 de fundado el próximo 20 de septiembre.

Sólo con llegar a su entrada se percibe un cuidado particular en la identificación de personas visitantes, protocolo que en estos tiempos de enfrentamiento al nuevo coronavirus incluye la limpieza de manos y pies, la toma de temperatura corporal, nombre y apellidos, edad, y hasta dirección particular, muestra de cuánto se protegen allí a los pacientes durante la contingencia epidemiológica que impone la COVID-19.

En un lobby espacioso y repleto de sillones los pacientes van y vienen, pues todos los espacios son abiertos y ellos los dueños absolutos de esa casa grande en la que alrededor de 240 trabajadores dedican jornadas enteras para asistir a quienes ocupan algunas de las 115 capacidades que tiene el Clodomira Acosta.

Tatiana Basterrechea Gordillo, directora de la institución, dijo a la Agencia Cubana de Noticias que como principal misión el hospital ofrece tratamiento de salud mental a toda la provincia de Las Tunas, específicamente a las personas adultas, y que entre los servicios médicos sobresale el tratamiento de agudos, la larga estadía, la deshabituación a las adicciones, el cuerpo de guardia de urgencias y el servicio de hospitalización parcial, conocido comúnmente como Hospital de Día.

Desde el punto de vista asistencial intervienen especialistas de la psicología y la psiquiatría, trabajadores sociales, rehabilitadores, equipo que atiende y rehabilita al paciente en el contexto propio del hospital con una estrecha relación con la Atención Primaria de Salud, pues una vez que egresa desde el consultorio médico de la familia el paciente debe continuar su tratamiento y recuperación, puntualizó la directiva.clodomira2

A propósito de la incidencia de la COVID-19, el Clodomira Acosta acogió también a personas deambulantes, misión para la que se concibió una pequeña sala de aislamiento con tres camas para realizar el primer examen y así diagnosticar si el paciente presentaba alguna infección respiratoria.

Además, la pesquisa activa diaria a pacientes y trabajadores, la regulación y suspensión de visitas de familiares y transformar algunas rutinas de trabajo y atención de salud permitieron hacer más efectivo el control, y que tanto estas personas deambulantes, que eran de las más proclives a enfermarse, como los ingresados en el centro, permanecieran sanos.

Rumbo a su aniversario 27, el hospital siquiátrico provincial prevé realizar una jornada de actividades en la que sin descuidar las medidas para prevenir la propagación del virus se festeje la dicha de contar con esta casa en la cual trabajadores y pacientes forman una familia.

Escribir un comentario