Imprimir
Visto: 2264

nino.nenonatologia

Las Tunas.- Son muchos los nombres que llegan a su mente: Dylan, Matew, Tatiana, Yelina… Una lista interminable, que se truca en la memoria con el paso de los años, mas queda esa sensación única de plenitud al saberse responsable de esas vidas que hoy laten.

Rosa Maria neonatologiaLa enfermera Rosa María Figueredo Diéguez eligió la Neonatología ya hace más de 25 años. Confiesa que no existe un calificativo exacto para definir lo que representa entregar a la familia un bebé sano, tras varias jornadas de lucha contra la muerte.

“La emoción de sacar adelante a esos niños es realmente inexplicable. Nosotros compartimos el dolor de los padres, y justo porque nos ponemos en ese lugar resulta tan difícil dar malas noticias. Cuando alguno fallece, aquí se deprime todo el personal”.

El actual calendario, que casi culmina, ha sido difícil para quienes laboran en este servicio del hospital Ernesto Guevara de la Serna. Bien lo sabe Rosa María que, desde su experiencia, llama a las familias a proteger a las embarazadas como un preciado tesoro para evitar los alumbramientos antes del término.

 

BUSCANDO RESPUESTAS

Yodalis Cedeno neonatologiaMás de mil 700 ingresos se registran durante este 2019, cifra superior al pasado almanaque. Los reportes también indican una mayor supervivencia, sobre todo, en los neonatos ventilados.

La jefa del servicio, Yodalis Cedeño Ramírez, refiere que el incremento de los pacientes críticos exigió de gran sacrificio y entrega de los trabajadores. “Hemos tenido que lamentar defunciones, principalmente, en los dos últimos meses del año.

“Hay situaciones que complejizan la labor. Entre ellas está la prematuridad extrema, es decir los niños nacidos entre las 25 y 27 semanas de gestación. A ello se suman otras complicaciones del pretérmino inmaduro, como las infecciones y el bajo peso extremo que hacen más larga la estadía en la sala".

Cedeño manifiesta preocupación ante el aumento de los partos prematuros y refiere que aunque están acostumbrados al manejo de estos infantes, es bien difícil recuperar a quienes nacen con tan pocas semanas. “Son pequeños muy inmaduros, que no están preparados para salir del claustro materno y por más que intentamos salvarlos, no siempre es posible”, puntualiza.

Alerta sobre la necesidad de mantener relaciones sexuales protegidas para evitar las infecciones que tanto afectan el embarazo. “Los gérmenes que constituyen flora normal en los órganos genitales de la mujer pasan a ser patógenos durante la gestación, pues cambia el PH de la vagina y eso provoca que se acelere el proceso del parto”.

ESTRATEGIAS QUE SALVAN

Desde hace varios calendarios se trazan estrategias de conjunto con la Atención Primaria y lideradas por la Dirección Provincial de Salud. El propósito es realizar un estricto seguimiento a las embarazadas con identificación de los factores de riesgo para modificarlos.

Recientemente, una comisión realizó una evaluación del servicio para su acreditación y los resultados fueron de excelencia. “Significa que nuestros neonatólogos están más preparados para formar a los futuros especialistas y dar continuidad a los logros en el sistema de Salud.

“Aquí lo que vale es la constancia en las prestaciones. Mantenemos el programa de pesquisas de la retinopatía de la prematuridad, la interrelación con las diferentes especialidades y las consultas de seguimiento a niños de alto riesgo.

“Las madres se quedan con nuestros números telefónicos y nos llaman ante cualquier preocupación. Los evaluamos y de ser necesario los remitimos al Pediátrico. Es bien bonito intercambiar con ellas y recibir el agradecimiento. Experimentas una gran emoción cuando vienen y te dicen: ´Mira te traje a mi niño para que lo veas´”.

Muchas batallas libradas detrás del cristal devuelven sonrisas a las familias tuneras. Ahí están aún tibias en la memoria. Dylan es uno de los tantos ejemplos; nació pesando poco más de dos libras y evoluciona de manera favorable. Tras tantos sobresaltos, la tranquilidad en el rostro de su madre reafirma la confianza en el personal de Salud que renueva sus esperanzas.

Hace ya casi un año, Matew otro de los pequeños guerreros, dejó huellas de amor en ese colectivo. Permaneció 42 días ventilado con varias complicaciones que pusieron en riesgo su vida. Hoy anda feliz, regalando sonrisas.

Como ellos, otros tantos, “renacen” en manos de estos hombres y mujeres, que ciertamente no hacen milagros, pero sí constantes hazañas cargadas de entrega y profesionalismo.