Lunes, 26 Marzo 2018 06:02

“Me he dedicado en cuerpo y alma a la Nefrología”

Escrito por Misleydis González Ávila
“Me he dedicado en cuerpo y alma a la Nefrología” Foto: De la autora

Las Tunas.- El brillo en la mirada de José Luis Rodríguez López delata su gran pasión, y también las palabras que brotan desde muy dentro para confesarse eterno enamorado de la Nefrología. Ya son tres décadas de feliz unión y no piensa en las rupturas, porque esta profesión es su propia existencia.

"Hay que ponerle el corazón y yo me he dedicado a ella en cuerpo y alma", afirma.
Motivado por la posibilidad de salvar vidas eligió la Medicina, y ha logrado materializar sus aspiraciones. Ahí están los pacientes que viven para contarlo, y el agradecimiento es infinito.

Doctor, ¿cómo llegó a la Nefrología?
Desde chico tuve la incidencia de una hematuria y el médico no supo explicar la causa, pero afortunadamente era una infección amigdalina de la infancia y yo evolucioné favorablemente. Eso coincidió con que mi tutor de tesis fue un nefrólogo y me mostró el camino hacia este universo.

doctor-Jose-Luis-nefrologiaMe enseñó que la Nefrología es un mundo con mucho por explorar. El riñón, considerado como el filtro de nuestro organismo, se ve afectado por disímiles enfermedades (diabetes, la hipertensión...) y otros factores como medicamentos usados indiscriminadamente, las dietas mal llevadas...

Un nefrólogo debe conocer muchas patologías que aprendió en los años de estudio y aplicarlas a la especialidad. Si conocemos el manejo adecuado existe un rango de prevención, porque el final del paciente es terminar conectado a una máquina, y realmente la experiencia resulta muy dolorosa.

¿Qué recuerda de sus primeros pasos por esta disciplina médica, una de las más jóvenes en el país?
Efectivamente, aparece en la década del 60 del pasado siglo. Cuando me especialicé solo éramos dos nefrólogos en esta provincia. Teníamos que hacer 15 días de guardias localizables, pero permanecíamos casi todo el tiempo en el servicio para atender a los diferentes casos. Siempre estábamos dispuestos y pusimos todo el amor y la dedicación a la tarea.

¿Qué debe caracterizar a un nefrólogo?
Todas las ramas de la Salud cumplen una función importante. Sin embargo, no es posible comparar la nuestra con otras que resuelven las situaciones recetando un fármaco o aplicando determinado proceder, y luego no ven más al paciente. A nosotros nos toca interactuar con el enfermo y la familia cada  día, por eso debe caracterizarnos, ante todo, la sensibilidad y el humanismo.

¿Cómo percibe el estado actual de esta rama en Las Tunas?
Nuestra provincia se encuentra a la cabeza en Cuba. Ahora estamos fortalecidos con 15 residentes, el servicio de Pediatría y se abrieron dos unidades que prestan asistencia en Puerto Padre y más recientemente, en Amancio, con buenos resultados.

Hicimos un curso virtual, del cual nació la página web de Nefrología, dentro del sitio del hospital Guevara, y está dedicada a ofrecer contenido para la docencia a estudiantes y médicos de la Atención Primaria.

Tenemos la posibilidad de ampliar los conocimientos a través de la revisión en Internet, siempre confirmando la veracidad de los contenidos. Además, actualizamos el capítulo de la Sociedad de Nefrología e hicimos un taller provincial que se consideró regional, en el cual expusimos nuestras investigaciones y resultó un éxito para el territorio.

¿Cuál es su apreciación sobre la formación de los nuevos médicos?
Pienso que no existe la misma motivación que hace años atrás. Se ha perdido rectitud en la docencia y con los horarios; ahora los incumplimientos no tienen las mismas consecuencias de antes. Nadie puede hacerse médico pensando que ejercerá desde la casa; hay que permanecer al lado del paciente.

A nuestros muchachos, antes de entrar a la especialidad, les impartimos una gran conferencia para que conozcan sus características esenciales y el sacrificio que implica desempeñarla. La Nefrología comienza con la prevención, después el tratamiento y termina con diálisis y trasplante, y nunca vamos a desamparar a los afectados.

"SEGUIRÉ SIENDO NEFRÓLOGO"

En sus años de labor, Rodríguez López ha obtenido muchas distinciones y cumplió dos misiones internacionalistas, una en Yemen y la otra en Namibia. "Atribuyo un gran valor a la colaboración con los pueblos del mundo y más aún a desempeñarme en mi país. No pienso retirarme sin haber hecho más", dice.

Reconoce que le ha faltado tiempo para dedicar a su familia. "No les he entregado todo lo que merecen, se puede decir que han sido perjudicados indirectamente por mi labor. Tengo dos hijos y ambos optaron por la Informática".

De José Luis mucho aprenden sus estudiantes y transmitir los conocimientos adquiridos también motiva sus días. "Me siento sumamente realizado porque imparto la materia a los residentes para que tomen decisiones exactas y oportunas".

Para él, la mejor recompensa al esfuerzo diario es la gratitud de los pacientes y las familias. Quizás por eso, afirma sin vacilaciones: "Hasta que la salud y la institución me lo permitan, seguiré siendo nefrólogo".

Visto 4065 veces Modificado por última vez en Lunes, 26 Marzo 2018 10:34

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found