banner26

 
Miércoles, 18 Enero 2017
11:26:22pm
Menu
FacebookYouTubeTwitterFlickr

La pasión de Fidel por los libros y la literatura

  • Escrito por Roger Aguilera

fidel-castro23La pasión de Fidel Castro por los libros y la literatura desde antes del triunfo de la Revolución, ha sido un tema recurrente en la XXV Feria Internacional del Libro y motivo de investigación y referencia a todo lo largo de Cuba.

Para homenajear al líder de la Revolución en su 90 cumpleaños (el venidero 13 de agosto), en Las Tunas la escritora María Liliana Celorrio asumió una indagación para ampliar sus conocimientos, que ha sabido compartir con sus colegas de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

La Celorrio explica a la ACN que durante la estancia en la prisión de la entonces Isla de Pinos, tras los sucesos del asalto al Cuartel Moncada, en 1953, Fidel le envía una carta a su hermana paterna Lidia Castro Argota, en la que se refiere a los textos, sobre todo a los relacionados con la poesía de José Martí, la autobiografía del español Premio Nobel en Medicina, Santiago Ramón y Cajal; Las estrellas miran hacia abajo, del escocés Archibal Joseph Cronin; El filo de la navaja, del inglés Somerset Maugham; y escritos del francés Anatole France, Premio Nobel de Literatura.

Significa que el líder de la Revolución dice en su misiva: " Los libros fueron en las cajas más o menos clasificados: los de historia, los de economía, de literatura, cuestiones sociales y políticas, etc. ¡Qué pobrecita es mi biblioteca! Pero de veras le tengo un gran cariño, y el día que yo cobre algunos pesos me prometo pagar algunos que todavía debo".

Durante la entrevista que le hiciera Ignacio Ramonet –amplía Celorrio--, el director de Le Monde Diplomatiqué describe en su título Cien horas con Fidel: "una extensa biblioteca al fondo y una larga y maciza mesa de trabajo repleta de libros y de documentos".

En la investigación se ejemplifica, además, que Eusebio Leal, Historiador de La Habana, en una ocasión escribió: "Lee por deber y por placer, y nadie osa interrumpir esa abstracción. Las alas de su imaginación, le llevan a la ficción literaria, al campo de batalla o a los escenarios más remotos de la historia"

Para acuñar su pasión por la literatura y los libros, la escritora, autora de Mujeres en la cervecería, obra con la cual obtuvo el Premio de la Crítica 2005, se remonta asimismo a lo que redactó el Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, cuando dijo que Fidel le confesó en cierta ocasión: "En mi próxima reencarnación quiero ser escritor".

El Gabo también señaló de Fidel --subraya la poeta--que es un lector voraz, amante y conocedor de la buena literatura de todos los tiempos; siempre tiene a mano un libro interesante; lector atento y minucioso, que encuentra contradicciones y datos falsos en obras literarias de todo el mundo; cuida la forma literaria en sus discursos y lee no menos de 200 páginas de noticias en la mañana.

Son múltiples los escritores y amigos que han escrito acerca del Comandante en Jefe o le han enviado cartas, subraya Celorrio, quien pone los siguientes ejemplos:

El 12 de abril de 1978, Alejo Carpentier le escribe : "Considerando que toda recompensa lograda por un cubano en esta fase trascendental de nuestra historia no debe quedar en egoísta propiedad de quien la recibe, tengo la satisfacción de remitirle la adjunta medalla conmemorativa del Premio Miguel de Cervantes y Saavedra"...

Refiere que más adelante, el autor de La Consagración de la Primavera agrega: " Le ruego acepte, en esta misma ocasión, el monto material de dicho Premio "Cervantes", para que de él haga el uso que tenga por más conveniente".

Y Fidel le responde inmediatamente que con el dinero construirán un campamento o un palacio de pioneros, un hospital o una escuela o "tal vez, al fin y al cabo lo dedicaremos a una institución más directamente vinculada con el arte, algo que recuerde su gesto, aunque su obra escrita y su conducta perdurarán más que ningún otro símbolo"

Celorrio precisa que en una entrevista concedida a un intelectual cubano, Fidel le confesó a éste que una de las razones por las que apreciaba a Ernest Hemingway era su audacia, algo que admiraba en todos los escritores, por la audacia de decir las cosas, de descubrir y exponer el sentimiento y el paisaje humano, y la audacia de hablarles a miles o a millones de hombres de diferentes generaciones y épocas.

Es muy interesante en Fidel –amplía-- que lee todo tipo de literatura, desde la Teoría del Pastoreo Voisin, hasta obras como la Biblia y de los autores Emile Zola, Noam Chomonsky, Juan Paul Sartre, José Saramago, Pablo Neruda, Julio Cortázar, Carlos Marx, Federico Engels, Víctor Hugo y por supuesto de José Martí, entre otros.

Fidel Castro ha sido, además, punto de inspiración de narradores como el Indio Naborí, Mirtha Aguirre, Cintio Vitier, Nicolás Guillén, Jorge Mañach, Ángel Augier, Lezama Lima, Carilda Oliver; incluso Ernesto Che Guevara llegó a calificarlo como "Ardiente profeta de la aurora".

"Prometo continuar ampliando la relación de Fidel con los libros y la literatura; ahora es solo un homenaje a este gran político e intelectual, artífice de la Feria Internacional del Libro, el principal acontecimiento cultural de Cuba", concluye la Celorrio en su aparte con la ACN. (Por Roger Aguilera, ACN)

Escribir un comentario

Normas de Publicación:
-Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
-No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
-Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


Código de seguridad
Refescar

De Cuba

Del Mundo

Opinión