banner26

 
Miércoles, 18 Enero 2017
3:09:18pm
Menu
FacebookYouTubeTwitterFlickr

Carbón vegetal, apuesta razonable

  • Escrito por Leidys María Labrador Herrera (Tomado de Granma)

carbon-vegetalLa exportación de este producto representa hoy una significativa fuente de ingresos que puede incrementarse en los próximos años

Jobabo, Las Tunas: Su abundante presencia en nuestros campos le ha merecido, con justicia, la clasificación de plaga, aunque el marabú comience a dar señales de su utilidad probada. La experiencia que hoy se materializa al sur de esta provincia, lo convierte en indispensable para lo que algunos denominan como una actividad que ensucia mucho, pero es muy limpia como negocio: la producción de carbón vegetal.

Este producto, muy demandado en el mercado internacional, ha logrado posicionarse por su calidad y puede catalogarse como una fuente de ingresos que aún está lejos de ofrecer todas sus potencialidades.

BENEFICIOS, NO SOLO PARA EL CARBÓN

La Empresa Provincial de Flora y Fauna (EPFF) tiene hoy un gran peso en la producción del carbón que se exporta en la provincia. Para el 2016, el plan ascendía a 3 500 toneladas, pero existen proyectos más ambiciosos para llegar incluso a las 6 000 en un futuro cercano. Esta actividad se ha convertido en una notable fuente de empleos y de ingresos.

Nelson Raez, director de la EPFF, explicó a Granma que hoy se encuentran vinculados a la producción de carbón, solo con su entidad, alrededor de 400 trabajadores y la cifra debe crecer. Aseveró, además, que el salario medio oscila sobre los 3 000 pesos, por lo que constituye una muestra fehaciente de remuneración ante la productividad del trabajo.

Sin embargo, mantener una estabilidad en materia de exportaciones requiere del estricto cumplimiento de exigentes normas de calidad. Para ello, el carbón debe pasar por un proceso de beneficio que lo acerque a los estándares del mercado.

En el municipio de Jobabo se encuentra la mayor planta de beneficio de carbón del país, con una capacidad para procesar diariamente 20 toneladas del producto.

A decir de su director, Rogelio Rodríguez Pérez, el fin esencial de la planta es la clasificación, para separar el producto de primera calidad de la carbonilla. No obstante, afirmó, los 24 trabajadores con los que contamos asumen todo el proceso, que culmina con la carga de los contenedores que van directo al puerto.

La instalación jobabense procesa todo el carbón producido por la Empresa de Flora y Fauna en el territorio. Dada su importancia, es objeto de un proceso inversionista que asciende a los 60 000 dólares, y cuyo impacto se verá reflejado en el aumento de las toneladas a exportar y en la consiguiente contribución a proyecciones nacionales.

El director de la Empresa Provincial de Flora y Fauna, Nelson Raez señaló que, a nivel de país, el plan para la exportación de su grupo empresarial rebasa las 16 000 toneladas, aunque existen proyectos para llegar hasta las 32 000. «Es válido destacar que el carbón constituye la principal fuente de divisas, para poder potenciar el resto de las actividades que complementan nuestro objeto social».

LA CONQUISTA DEL MERCADO INTERNACIONAL

La empresa española Ibérica y Combustibles Sólidos (Ibecosol S.L), comenzó a comercializar el carbón cubano en el año 2007. Desde entonces hasta hoy, ha sido considerable el aumento de la demanda de este producto en mercados tan exigentes como es el caso del europeo.

Juan Carlos Rodríguez Rodríguez, representante de Ibecosol para Iberoamérica, abordó el tema en conversación con este medio de prensa.

«Nuestra empresa tiene más de 50 años de experiencia en el sector del carbón.

Tenemos producciones en Paraguay, Argentina, Venezuela, República Dominicana e incluso, llegamos a producir en Nicaragua, pero estamos muy interesados en la producción de carbón en Cuba. En el mundo entero la materia prima que se utiliza para hacer carbón hay que pagarla y en Cuba se da silvestre. Eso lógicamente incrementa las utilidades.

«Nosotros estamos demandando cerca de 25 000 toneladas y estamos exportando alrededor de 10 000, lo que demuestra que la demanda sigue siendo superior. No obstante, tenemos la previsión de llegar al 2020 con ese objetivo cumplido».

Refiriéndose a la planta de Jobabo apuntó: «Tenemos planta de envasado en Ciego de Ávila, en Granma, pero esta es la más grande que tenemos en el país, y la que mejores condiciones tiene para darle un acabado al producto. Hoy estamos produciendo el carbón de 15 kg, con un envase que constituye una marca propia de Ibescosol, Caribbean. Porque hay formatos más pequeños, pero esos se producen en una planta nuestra en España».

De acuerdo con su visión, explotar al máximo las potencialidades que hoy ofrece la exportación de carbón vegetal es una necesidad, tomando en consideración que producirlo no requiere de grandes inversiones, en comparación con otros productos, y reporta importantes ganancias.

«Si analizamos los precios de comercialización, podemos decir que esta planta está en condiciones de generar ingresos superiores a los siete millones de dólares. El precio por tonelada está entre 330 dólares para el carbón de primera y cerca de 260 para el de baja granulometría. Una caballería de marabú genera 140 toneladas de carbón para la exportación, que se revierte en cerca de 46 000 dólares y esas son potencialidades que se deben aprovechar.

OTRO PROYECTO QUE TOMA FORMA

Ibecosol aportó toda la tecnología que se utiliza hoy en la planta de beneficio de Jobabo, no obstante, colaboró también para el montaje, dentro de la propia instalación, de una fábrica para otro producto también muy demandado en el mercado, y que tiene a la carbonilla o deshechos del carbón como su principal materia prima: la briqueta.

«En el caso de la fábrica de briquetas ya se completó una etapa inicial de prueba con muy buenos resultados y esperamos que para marzo ya se pueda iniciar la exportación de este producto». Explicó Rogelio Rodríguez Pérez, director de la planta de beneficio.

Este derivado del carbón, es muy utilizado sobre todo para la cocción de alimentos, por su durabilidad una vez encendido. Sin embargo, responde a estándares de calidad muy elevados, en función de los cuales ya se trabaja, como asevera el representante de Ibecosol.

«La briqueta, para poder comercializarla, tiene que cumplir normas muy estrictas como llevar más de un 60 por ciento de carbono fijo. Por eso, desechamos aquellas partículas que están por debajo de los cinco milímetros. Su proceso es un poco más complejo, porque requiere también de lo que denominamos aglutinante, que puede ser harina vegetal o almidón de yuca, que es el que más se utiliza. Finalmente, se envasa en formatos pequeños de tres a cinco kilogramos, o grandes de 15 como el carbón.

«En estos momentos, para estabilizar la producción de briquetas y su consiguiente exportación, debemos potenciar la siembra de la yuca para el almidón, e instalar un laboratorio que permita certificar la calidad del producto terminado».

Sin duda alguna, el carbón vegetal gana cada vez más espacios como un rubro exportable, cuyas utilidades superan con creces los costos de producción. Por ese motivo, otras empresas y entidades tuneras también apuestan por esta actividad.

En la medida en que se disponga de los recursos necesarios para elevar sus estándares de calidad, serán superiores los ingresos que reporte a la economía del país y por lo tanto, la inyección para el desarrollo de nuestra sociedad. Sin defender al marabú, me atrevería a decir que debemos comenzar a mirarlo con otros ojos y revertir sus daños, en beneficios.

Comentarios   

 
0 #1 Rafael Rivacoba 10-01-2017 11:07
Me parece realmente admirable cómo, con gran esfuerzo, ha ido creciendo la producción y exportación de Carbón Vegetal de Marabú. Creo que el artículo merecía destacar no sólo la labores de beneficio del carbón, sino también el duro y abnegado trabajo de los que cortan el Marabú y producen el Carbón en el campo.
Qusiera además hacer llegar a Flora y Fauna la sugerencia de estudiar la producción y exportación de Marabú en forma de astillas y a granel para su uso como biomasa-combust ible. Para producir una tonelada de Carbón Vegetal se rquieren al menos 5 toneladas de Marabú (base 25-30% de humedad). Exportadas esas 5 toneladas de Marabú en forma de astillas, a un precio mínimo de 120 USD/t generan un valor de 600 USD, casi el doble que el valor medio de los 300 USD que se obtienen al vender el Carbón Vegetal. Y por supuesto, con un costo de producción menor.
Rafael
Citar
 

Escribir un comentario

Normas de Publicación:
-Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
-No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
-Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


Código de seguridad
Refescar

De Cuba

Del Mundo

Opinión