banner26

 
Miércoles, 18 Enero 2017
11:25:21pm
Menu
FacebookYouTubeTwitterFlickr

Derecho a la vida

  • Escrito por Misleydis González Ávila

ndice"Nunca supimos cuál de los dos fue el culpable", calla, y en la mirada oscura queda la negativa a deambular un recodo tan íntimo. Me lo descubren durante el embarazo; era mi segundo matrimonio", cuenta la tunera de 33 años.

"Me ingresaron urgente, dijeron que algunos análisis estaban alterados. Luego me hicieron la cesárea, sentía que algo andaba mal. Ese día llevaron a la niña para otra sala, no le di pecho nunca, después me dijeron que era muy riesgoso. Se reunió mucha gente, psicólogo, médicos, mandaron a buscar a mi esposo y conversaron con los dos, eso fue duro... !imagínese!

Solo un año antes, esta joven que prefiere preservar su identidad, había dado a luz a otra pequeña saludable y los análisis nunca reflejaron la presencia del VIH. Durante mucho tiempo fueron examinadas las dos niñas, las consultas se hicieron más regulares de lo normal para descartar la transmisión del virus desde la madre.

"Los médicos empezaron a enseñarme cómo convivir con VIH, me pusieron tratamiento, hablaron mucho conmigo. Todavía me visitan y cada vez que tengo consulta vienen a avisarme con tiempo. Después de 10 años, las niñas no han sido diagnosticadas con el virus, ya no presentan peligro, pero por el consultorio se les da seguimiento al más mínimo síntoma.

Aunque son chiquitas todavía yo les converso bastante sobre el tema, si me hago una heridita me cubro, siempre tengo guantes en casa, supongo que me quedó ese miedo... yo las cuido mucho a ellas".

Cada año, alrededor de 1,4 millones de mujeres con VIH quedan embarazadas en el mundo. Si no se tratan, tienen entre 15 y 45 por ciento de posibilidades de transmitir el virus a sus hijos durante el embarazo, el parto o la lactancia.

Desde el 2015, la Organización Mundial de Salud validó a Cuba como el primer país en eliminar la transmisión materno-infantil del VIH y la sífilis congénita, acorde a parámetros internacionales. Ello fue posible gracias a un programa preventivo que garantiza la atención prenatal, el parto institucional con personal calificado, la prueba serológica y de detección del VIH durante la gestación, con vigilancia activa a quienes resultan positivas, así como el acceso al tratamiento antirretroviral.

Según Mayelín Ayala, especialista en Grupos Vulnerables y Consejería, "toda fémina tiene derecho a concebir un embarazo; las seropositivas deben ser mucho más disciplinadas, responsables y esperar que el médico les oriente cuál es el mejor momento para concebir, en dependencia de la carga viral y las células del sistema inmunitario."

Cuando la mujer conoce el diagnóstico durante la gravidez, el desafío es mayor. Ello indica una insuficiente percepción de riesgo, aun cuando los niveles de información acerca de las infecciones de trasmisión sexual (ITS) y el VIH entre las cubanas son relativamente altos.

La prevención continúa siendo la mejor alternativa para evitar estas enfermedades. Cada área de salud cuenta con el servicio de consejería y las consultas de ITS en las que se ofrece información, ayuda psicológica y la posibilidad de hacerse los exámenes.

Escribir un comentario

Normas de Publicación:
-Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
-No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
-Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.


Código de seguridad
Refescar

De Cuba

Del Mundo

Opinión