Imprimir
Visto: 1320

lourdes jacobo

Las Tunas.- “Todas las instituciones culturales existen por y para los creadores y su obra”, esa fue una de las frases más aplaudidas del discurso pronunciado por el presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez en la clausura del IX Congreso de la Uneac, el 30 de junio del 2019. La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) en la provincia, consciente de este axioma, diseñó un 2020 cargado de entusiasmo y trabajo. Sobre ello, 26 Digital conversó con Marina Lourdes Jacobo, mujer polifacética que dirige aquí la vanguardia artística.

Chachi, como la conocen, dejó claro que su prioridad es materializar los acuerdos del cónclave. Según informó, en un marco de cinco años la organización pretende dar cumplimiento a las inquietudes de sus afiliados, convicción convertida en plan de trabajo desde la misma asamblea provincial.

En ese sentido enunció algunas de las preocupaciones de la membrecía. En materia de artes plásticas, se han proyectado por una comercialización que vaya más allá del Fondo Cubano de Bienes Culturales y la Fundación Caguayo. Su sueño es que las galerías de los comités Municipal (Puerto Padre) y Provincial puedan expender obras de arte. Y aclaró que aunque la cuestión no es sencilla (porque implica una serie de factores), laboran en ello.

Planteó, además, la necesidad que tienen estos creadores de ser más tenidos en cuenta a la hora de tomar decisiones relacionadas con la reanimación urbana, en especial, cuando se trata de espacios patrimoniales. También está su preocupación por la situación del museo de Puerto Padre, que tristemente permanece cerrado, y el reconocimiento institucional que amerita el Festival Emiliano Salvador.

Por su parte, la Filial de Escritores aboga por retomar el Premio de la Ciudad, que otrora reconocía el quehacer de sobresalientes autores. “La Dirección Provincial de Cultura tiene que actuar más con su instancia municipal, pues es esta última la que entrega el lauro. Igual han planteado que el Consejo Técnico Asesor del Libro y la Literatura y los lectores especializados (que son al final los que aprueban los textos) escuchen los criterios de la Uneac. En ese apartado se han logrado avances”, agregó.

Respecto a la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos Barbarito Diez explicó la directiva: “Los miembros insisten en que tengan presente a las agrupaciones locales en el diseño de los acontecimientos que cuentan con el protagonismo de esa manifestación, sin que implique excluir al talento foráneo. Otra de sus preocupaciones son los famosos impagos; esta institución vivió el 2019 con su cuenta embargada y eso no es práctico para sus asociados”.

Amén de las asperezas, Lourdes Jacobo considera que a raíz de análisis y diálogos propiciados por la Uneac, se ha logrado cierta organización en el interior de las instituciones para trabajar mancomunadamente en dar solución a problemáticas afines a la vanguardia artística y a cada entidad en particular.  

“Tenemos que ser el termómetro para que el sistema institucional de la Cultura sepa hacia dónde dirigirse. Si cada centro pone entre sus prioridades los acuerdos emanados de nuestro IX Congreso relacionados con su quehacer, se desarrollaría más el componente cultural del territorio”, apuntó.

“Otra de las proyecciones resulta la informatización. Se realizan acciones en ese sentido como la firma de convenios con Copextel, pues la finalidad es que nuestras dos sedes cuenten con Internet y así, cuando las personas asistan a las actividades, dispongan del servicio”.

NO DEJAR MORIR EL CONGRESO

“El Congreso está vivo en el día a día y un ejemplo de ello son las 10 comisiones permanentes de trabajo, con las que gana transparencia nuestra vocación de servir al pueblo. Hay algunas relacionadas con el patrimonio, la actuación en los espacios públicos, la Enseñanza Artística y otras, en las que fluye la Política Cultural cubana y el Programa de Desarrollo de nuestro sector.

“La Comisión de Educación, Cultura y Sociedad en el máximo cónclave abogó por la fundación de una carrera universitaria que forme a educadores para que luego inculquen en la Secundaria Básica la sensibilidad por el arte y la literatura. Esto resulta importante porque los jóvenes sabrían valorar una exposición plástica, extraer esencias de un libro…

“Por otro lado, tratamos de mostrar una programación atractiva y con calidad para el público, labor que podemos perfeccionar. Tenemos varias actividades, pero hay que articularlas mejor, ganar en promoción, investigar qué necesitan los usuarios en materia artística y lograr mayor participación.

“No debemos perder la mirada inteligente hacia la sociedad ni la labor educativa. Como dijo Díaz-Canel: 'Somos una Revolución que puede presumir de haber sido contada y cantada, desde sus orígenes, con el talento y la originalidad de sus artistas y creadores, intérpretes genuinos de la sabia popular y también de las insatisfacciones y esperanzas del alma cubana. Y así seguirá siendo'”.