detalle foto Dayana
Conscientes de los desafíos actuales y enfrentándolos con creatividad en aras de brindar un servicio esmerado, los trabajadores de Transporte celebran su Día este 28 de Junio. 26 revela uno de los rostros de este consagrado sector

Las Tunas.- Viajar en el carro 1686 es un privilegio, el buen ánimo y su momento de "comerciales", como gusta decir nuestro entrevistado, hacen que la salida sea casi una fiesta. De eso se encarga Yunior Zamora Cañizares, uno de los choferes de este ómnibus que con jovialidad recibe a los pasajeros en cada trayecto, y su discurso de presentación sobre la tripulación y las paradas por venir resulta difícil que no haga reír a su singular público. Eso nadie se lo contó a esta periodista, ella misma lo pudo vivir.
chofer foto Cortesía del entrevistado

Yunior no siempre fue chofer de la unidad empresarial de base (UEB) Ómnibus Nacionales en la provincia; antes estuvo de misión internacionalista en Venezuela como jefe de Transporte de la misión médica en el estado de Aragua, y desde hace siete años recorre Cuba detrás del volante del carro 1686.

Por lo general, cubre la ruta Las Tunas-La Habana, pero las adversas condiciones que atraviesa hoy su actividad por falta de piezas y recursos vitales lo han llevado por toda la geografía nacional, según las necesidades de la empresa. "Santiago de Cuba, Holguín, Camagüey, Santa Clara, donde haga falta", dice tranquilo mientras reflexiona sobre la importancia de prepararse adecuadamente para cada viaje y de ser muy profesional, no solo en las maniobras con el timón, sino, además, en el trato a los clientes.

"Yo amo mi trabajo, le pongo todo el empeño. Al final de la ruta, tras arribar a nuestro destino, con frecuencia los viajeros nos reconocen y agradecen. Eso es lo más agradable y satisfactorio para un conductor. Cuando mi hija de 10 años de edad viaja conmigo es la primera que aplaude la bienvenida que damos a los pasajeros; les presentamos a los choferes que los acompañarán y los invitamos a comunicarnos cualquier situación que les preocupe o moleste durante el trayecto, para proceder a solucionarla".

Justamente, en su pequeña y también en su esposa pensó aquel día de intensa lluvia cuando al transitar por una de las curvas más peligrosas que tiene la Carretera Central, en la zona de Ciego de Ávila, un camionero perdió el control de su vehículo y golpeó la guagua que manejaba. Aunque no hubo lesionados, fue un momento muy tenso que no olvidará nunca, porque "cuando viajas tienes bajo tu responsabilidad la vida de esas 44 personas y estás en el deber de cuidarla y defenderla con la tuya propia".

Yunior es un "soldado" más, que puede pasar desapercibido entre tantos, pero su trabajo, y el de muchos como él, sostienen el transporte interprovincial en condiciones muy difíciles. "El chofer que no posea conocimientos de mecánica está perdido, por lo general los conductores dominamos el asunto y eso nos permite diagnosticar qué tipo de rotura se presenta.

"Casi siempre es del filtro tanto de petróleo como de aceite; es lo que más nos golpea actualmente, sumado a las suspensiones. Estos ómnibus pesan mucho, vacíos unas 18 toneladas y cuando se cargan exceden las 25 o 30. Eso hace que las suspensiones sean las que más sufren y carecemos de repuestos, pero gracias al ingenio de nuestro colectivo laboral, fundamentalmente de los talleres, logramos resolver el problema y que las guaguas continúen funcionando.

"Cuando nos averiamos durante el viaje, si es posible tratamos de resolver la rotura con los recursos que traemos, pero si escapa de nuestra actuación llamamos al puesto de mando nacional, que a su vez se comunica con la UEB más cercana al lugar y acude el carro de guardia con el mecánico, el ponchero o cualquier otro personal del taller que haga falta".

Amable y conversador, Yunior siente gran orgullo de pertenecer a Ómnibus Nacionales, y mantiene muy vivo el recuerdo de Jesús Rodríguez, quien fuera por muchos años su líder. "Era alguien muy especial y el reconocimiento y ejemplo de su trabajo distinguían a nuestra empresa".

Sobre sus compañeros no quiso dejar de hablar. "Somos un ejército aguerrido, que a pesar de todas las adversidades por las que atraviesa Cuba, y esencialmente la rama del transporte, vamos a seguir aportando y defendiendo este vital servicio a la ciudadanía".

Escribir un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Código de seguridad
Refescar