Domingo, 08 Septiembre 2019 07:23

Fucik, ejemplo de periodista (+tuit)

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Las Tunas.- Cada 8 de septiembre la humanidad progresista recuerda a un hombre de inconmensurables dimensiones revolucionarias: Julius Fucik, periodista checo que sufrió en carne propia los horrores del nazi-fascismo hasta ser brutalmente asesinado en una de sus mazmorras.

fucik 1Fucik nació el 23 de febrero de 1903 en Praga, la capital de su país. Desde pequeño tuvo proclividad por el arte y la literatura. De ahí que actuara en diferentes teatros en calidad de cantante y que en 1915, con solo 12 años de edad, fundara El Eslavo, su primer periódico juvenil.

El Primero de Mayo de 1918, un año después de la Revolución Rusa, participó en una manifestación junto a varios compañeros de estudio. La proclamación de la república lo ilusionó con las fuerzas que derrocaron al imperio austro-húngaro. A los 18 años se afilió al Partido Comunista y comenzó sus estudios en la Facultad de Filosofía y Letras, en Praga.

Escribió en periódicos como El Socialista, Pramem y Avantgarda. En 1925 comenzó a publicar críticas teatrales en Rude Pravo, órgano de los comunistas checos. En 1930 viajó clandestinamente a la URSS. Retornó a su patria para relatar en detalle los esfuerzos en la construcción del socialismo que llevaba a cabo su primer Plan Quinquenal. En otro de sus viajes, resultó detenido y encarcelado durante una temporada.

En 1933, el periódico Tvorba publicó en sus páginas su primera novela, titulada Teresita y el jovial embargador. Para entonces, Julius Fucik se desempeñaba como redactor-jefe de Halo Noviny, nuevo diario cultural y político del Partido Comunista. Tiempo después, y ante el acoso de la policía política, se vio obligado a vivir en la clandestinidad.

En 1934 viajó secretamente a la URSS y la recorrió durante dos años. En 1936 defendió al pueblo español contra el dictador Francisco Franco. Además, trabajó en la formación de un gran frente de alerta contra el peligro de fascismo. En 1938 volvió a Tvorba, en momento en que el Partido Comunista movilizaba al pueblo por la independencia.

Luego del Pacto de Múnich entre la URSS y Alemania, el Gobierno checo prohibió todas las publicaciones del Partido Comunista. Fucik siguió escribiendo artículos en la clandestinidad. Un año después, el 15 de mayo de 1939, el ejército nazi ocupó Checoslovaquia. Fucik fue buscado intensamente por las fuerzas fascistas de Seguridad.

Se refugió en la ciudad de Praga, oculto casi siempre en hogares obreros. En esa situación se dio a la tarea de restablecer contactos con miembros del primer Comité Central ilegal del Partido Comunista. En nombre de los intelectuales checos, escribió su Carta abierta a Goebbels, ministro nazi de Propaganda. Entre otras cosas, le decía:

"Pero si usted, calumniador infame, imagina que nosotros, intelectuales checos, tenemos menos orgullo y menos carácter que el pueblo del que brotamos, si usted se figura que podrá reducirnos o atemorizarnos para que nos alejemos y vayamos con la Gestapo contra el pueblo; si usted piensa eso, oiga nuestra respuesta reiterada: no, nunca, jamás".

En 1941, arrestado el Comité Central, Fucik cooperó en la organización del segundo y asumió la dirección política y la propaganda en la prensa. Aseguró la publicación ilegal de Rude Pravo, editó la Constitución de la URSS y la Historia del Partido Bolchevique. Miles de comunistas y de patriotas checos fueron encarcelados y ejecutados. La Gestapo quería liquidar el combate clandestino y terminar con el órgano dirigente.

El 24 de abril de 1942 Julius Fucik fue detenido. El 25 de agosto del año siguiente, luego de feroces torturas, lo juzgaron en Berlín. Los jueces preguntaron si reconocía haber ayudado con sus actos a la Rusia bolchevique. A lo que respondió con firmeza revolucionaria:

"Sí, he ayudado a la URSS, he ayudado al Ejército Rojo, y eso es lo mejor que he hecho en mis 40 años. (...) Ahora van a dictar sentencia. Conozco su contenido. La muerte a ese hombre. Mi veredicto acerca de ustedes lo he dictado hace mucho tiempo: ¡Muera el fascismo, muera la esclavitud capitalista! ¡La vida al hombre! ¡El porvenir al comunismo!"

Durante su reclusión, escribió el libro Reportaje al pie de la horca, sacado hoja por hoja de la cárcel y publicado en 1945. Tuvo extraordinaria resonancia internacional y se tradujo a más de 80 idiomas. Fucik fue ejecutado el 8 de septiembre de 1943 en el presidio de Plotzensee, en Berlín, al décimocuarto día de condenado. En su honor, el mundo celebra en esa jornada el Día Internacional del Periodista.

Visto 2121 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.