alimentostunas7

Las Tunas.- Solo el 24 por ciento de las entidades agropecuarias de Las Tunas han procedido a la demanda de agua a la Empresa Provincial de Aprovechamiento Hidráulico, lo cual atenta contra el futuro desempeño de un sector determinante en la alimentación del pueblo y la economía.

El incumplimiento de lo establecido en la Ley 124 de las aguas terrestres, del 2017, implica sanciones y multas, pero lo más importante es que no se incurra en violaciones, porque al final es un freno al desarrollo y a la planificación, explicó a la Agencia Cubana de Noticias, Kenia Batista Céspedes, directora técnica de la entidad.

La joven ingeniera añadió que cada año, entre febrero y mayo, se realiza la demanda de agua para el calendario siguiente, pero en esta ocasión los niveles de solicitud han sido muy bajos, sobre todo, en la Agricultura, un organismo de total dependencia de este recurso.

Pero al final, amplía, como es imprescindible sembrar cultivos varios y garantizarle agua al ganado, parece que los encargados de realizar las demandas en el sector agropecuario confían en que por su importancia, el vital líquido debe estar asegurado.

Y por otro lado argumentan que no cuentan con suficientes técnicos para determinar la cantidad de agua que se requiere a nivel de base productiva, principalmente en las cooperativas de crédito y servicios, por encontrarse muy disperso cada miembro, amplió Batista Céspedes.

Otras entidades pueden argumentar que la presencia del coronavirus ha limitado el cumplimiento de la demanda para el próximo año, pero la agricultura no, pues esta actividad es priorizada y el país le está pidiendo cada día mayor producción y para ello tiene que saber de antemano la cantidad que tiene asignada, significó.

Dentro de los agropecuarios -dijo- los que presentan peor situación son las unidades porcinas, no solamente las de la Agricultura, sino también las de los otros organismos que desarrollan la crianza de cerdos, pues el agua que emplean procede de fuentes subterráneas (pozos), que asimismo son controladas por nuestra empresa.

Subrayó que la planificación resulta determinante, por tenerse que depender de la existencia del vital líquido en el momento de la demanda y existir un nivel de prioridad que es inviolable: la población, la ganadería y las industrias, en ese orden.

De los 350 millones de metros cúbicos de capacidad en los embalses, a lo sumo solamente hay disponibles 180 millones, por previsión hidrológica y el volumen muerto, que es intocable, lo que limita la explotación en una provincia identificada como la más seca de Cuba, al solo registrarse un promedio de precipitaciones de mil 038 milímetros anualmente.

Por su parte, la especialista expresó que se protege el agua que va a la población con seis meses de cobertura. En el caso de la ciudad Las Tunas -más de 160 mil habitantes-, la principal fuente es la presa Rincón, de 21 millones de metros cúbicos de capacidad de llenado, pero como nunca se llega a ese nivel por la previsión hidrológica, solamente se pueden destinar a Acueducto 9,5 millones.

La directora técnica de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico del oriental territorio sostuvo finalmente que cuando se cuenta con todas las demandas, en su entidad recae la responsabilidad de ser justos en la distribución y de generar el monto financiero para pagarles el salario a sus 260 trabajadores. 

Escribir un comentario