alimentostunas7

Las Tunas.- Cuando en unos meses las semillas que ahora están bajo tierra o se empinan comiencen a dar frutos, solo entonces no pocos tuneros comprenderán, en su justa dimensión, que en los tiempos de Covid-19 Las Tunas defendió mejor la producción de alimentos.

Hago esta observación porque como hoy resulta difícil procurarse cualquier tipo de alimento proveniente del agro en placitas y mercados, sobre todo en la capital provincial, hay quienes ponen en entredicho el desempeño de la provincia en una tarea que la máxima dirección del país, y por supuesto del territorio, ponen todo lo que tienen a la mano para que salga adelante.

Es lógico que el actual desabastecimiento coyuntural de viandas, granos y hortalizas cause irritación en algunas personas. Pero de ahí a pensar en una tibia respuesta del Balcón de Oriente ante los apremios exigidos por el país al respecto, nada más inmerecido.


alimentostunas6

Al calor de la exitosa batalla que libra el territorio contra el nuevo coronavirus, el Consejo de Defensa Provincial ha logrado aglutinar en un frente único a todas las fuerzas que intervienen en la faena -incluyendo al sector azucarero y la población en general-, coordinación que ha intensificado, como nunca antes, los esfuerzos en función de agilizar la siembra de diferentes variedades de cultivos, así como otras actividades afines con el tema.

“Es evidente que estamos frente a un poderoso movimiento que nos ha sacudido de encima el polvo de la inercia y nos ha hecho más fuertes. Prueba de eso son las más de 12 mil hectáreas plantadas de cultivos varios, el mejor resultado en años para una etapa de primavera”, dice Omar Pérez López, delegado del Ministerio de la Agricultura (Minag) en Las Tunas.

Lo destacable de ese empuje no solo radica en un accionar mucho más parejo entre todas las estructuras de la Agricultura y municipios, sino en un mejor manejo de los recursos locales, tales como el empleo de la tracción animal y de iniciativas criollas que han atenuado, en parte, el impacto negativo de la falta de combustible, fertilizantes, herbicidas y de otros insumos carentes en Cuba, debido al desmedido bloqueo impuesto por el Gobierno de los Estados Unidos.

El asunto es, que entre sembradas, plantaciones en desarrollo y en producción sobrepasan las 26 mil hectáreas de tierra ocupadas actualmente con cultivos en la provincia, sin contar unas cuatro mil que la Empresa Azucarera destina a esos fines.

Aunque todavía insuficiente para hacer frente a la creciente demanda de alimentos generada por la expansión demográfica territorial y la Covid-19, bastaría con tan solo impedir que los alimentos provenientes de esa superficie no se desvíen del cauce que conduce a las placitas, mercados y otros destinos oficiales, para mejorar su presencia en las mesas y de esa manera ponerles un tapaboca a criterios como los expresados por algunas personas, respecto a que en Las Tunas las viandas y hortalizas solo cuentan en las pantallas de los televisores.

alimentostunas2                          DE 31 A NUEVE POLOS PRODUCTIVOS

A la par de ese esfuerzo, en el Balcón de Oriente las acciones se orientan hacia el logro de un mejor manejo de los recursos locales, incluyendo la tierra, para lograr, en un futuro no lejano, el autoabastecimiento municipal de las 30 libras per cápita por habitantes y por su conducto, la soberanía alimentaria que busca y necesita Cuba.

Es así como la idea inicial de declarar como polo productivo a las 31 unidades que sobresalían por su producción, entrega y perspectivas de desarrollo, evolucionó a partir de la formación del polo viandero Melanio Ortiz, experiencia innovadora que, por su concepción integradora y eficacia en lo económico, político y social, demostró la conveniencia de reducir esas estructuras a nueve en la provincia.

“Estamos proponiendo -apunta Luis Oro Torres, subdelegado agrícola en Las Tunas- que se midan como tal los siguientes polos: en 'Jesús Menéndez', La Torcaza (agrupa a siete formas productivas); Puerto Padre, Gayol (cuatro); Manatí, Luis Augusto Turcios Lima y Fleita (cinco); cabecera provincial, Calera (seis); Majibacoa, La Palma (tres); 'Colombia', Séptimo Congreso (cuatro) y 'Amancio', Almiquí (tres).

“Restituirles la vitalidad productora a esas vastas zonas que, en su momento, fueron potencias en la entrega de alimentos en sus respectivos territorios, es el fin que perseguimos al convertirla en polo, organización superior de trabajo, cuya esencia radica en asegurar la presencia del producto del agro en la mesa durante la mayor parte del año”, apuntó Pérez López.

alimentostunas4                          ¿PUEDE PROTEGERSE CON ALIMENTOS LA ETAPA MÁS CRÍTICA DEL AÑO?

De manera que en una provincia como la nuestra, en la que el 97 por ciento del área destinada a los cultivos varios es de secano y donde la escasez de insumos claves se hace sentir, hay que recorrer los campos para tener una idea justa de cuánto hacen los labriegos, en función de lograr producciones decorosas.

No obstante, la realidad es que históricamente, año por año, en la etapa que media entre los meses de marzo y agosto, a los tuneros se les hace muy difícil “empatarse” con cualquier surtido preveniente de la agricultura, situación que se ha visto empeorada por la Covid-19.

De ahí la pregunta. ¿Puede o no la Agricultura proteger con alimentos esa etapa crítica del año? “Estamos dando pasos en esa dirección”, respondió Oro Torres, y agregó:

“En primer lugar prevemos planes de siembra con mayor intencionalidad, para que todos los meses se planten no menos de 65 hectáreas de boniatos y otras tantas de yuca, preservando para la etapa de sequía aquellas variedades que se ablandan. Esta estrategia involucra a todas las unidades y campesinos con sistemas de regadío”.

Mencionó como otra posibilidad para atenuar el déficit de alimento en los meses que la sequía pone de rodillas a muchas plantaciones de plátanos burro y macho, el trabajo que se viene haciendo en el polo de Fleita.

Con más de mil hectáreas de tierra disponible y agua para irrigar las plantaciones por gravedad, esa agrupación se especializará en el cultivo de plátano macho, con siembra intercalada de cultivos de ciclo corto. “Ya hay plantadas 80 hectáreas y se labora para llegar al 26 de julio con más de 200”, explicó.

De lo expuesto en este trabajo y de otras acciones que se encaminan, podemos inferir que, si bien escasean los alimentos, lo que no falta en Las Tunas es la voluntad de trabajar para garantizar la sostenibilidad alimentaria y llevar al pueblo los frutos de la tierra a precios justos.

Por supuesto que en esa batalla, corresponde al municipio lograr un desempeño superior, mediante el apoyo de movilizados de otros sectores y un uso mayor de las iniciativas locales y prácticas agroecológicas. Entre todos podemos. 

Comentarios   

# alex2502 02-07-2020 15:00
Es una verguenza que la provincia cuente con solo el 3 por ciento de los cultivos con riego,el país gasta anualmente mas de dos mil millones de usd en comprar alimentos, muchos de los cuales se pueden producir en el país, la situación alimentaria de por acá siempre tiene momentos críticos cada año porque no tenemos petroleo, herbicidas y otros insumos, pero aparece el dinero para importar o nos endeudamos, como dice nuestro presidente tenemos que quitarle un pedazo al problema ,de esos dos mil millones que cada año gastamos coger una parte para comprar lo necesario y producir aquí.
Responder
# Diego Palacio. 04-07-2020 09:00
Con razón nuestras placitas están siempre con los estantes vacios, si esta provicnia que es una de las que menos llueve y solo cuenta con el 3% de los cultivos con riego y el resto el 97 es secano las cosechas están condenadas al fracaso por las consecuencias del cambio climático.
Aquí se debió invertir un poco más cuando estabamos un poco más holgados financieramente en mejorar nuestra infraestructura de riego para lograr la autosuficiencia alimentaria, ahora la situación es más compleja y nos nos queda otra alternativa que tirar pa lante, sin miedo pero venciendo más dificultades que si se hubiese pensado mejor hoy estariamos mejor preparados.
Responder

Escribir un comentario