policia6

Las Tunas.- Reforzar las acciones del plan de enfrentamiento al nuevo coronavirus, elevar la exigencia para hacerlas cumplir y, sobre todo, no disminuir la percepción de riesgo son hoy puntos cardinales en la fase de transmisión autóctona limitada que decretó la dirección del país, al confirmar nuevos casos en algunas localidades sin lograr establecer sus nexos con viajeros procedentes de zonas afectadas.

En respuesta a tal escenario, el Consejo de Defensa Provincial (CDP) adoptó otras medidas y puntualizó los detalles que pudieran, de un momento a otro, transformar el estable panorama epidemiológico en el territorio, pues como reiteró el presidente de dicho órgano, Manuel Pérez Gallego, “en esta batalla es mejor pecar por exceso y no por defecto”.

Hasta el cierre de ayer, aquí se mantenían los tres casos positivos a la Covid-19 reportados en días anteriores. Para beneplácito de los tuneros, ya fue dada de alta médica la primera paciente confirmada, Iliana Pérez, de la localidad de Guayacán, “Jesús Menéndez”, y también el esposo, ciudadano italiano y quien fuera la fuente de su contagio. Ahora, permanecen bajo vigilancia en su domicilio por la Atención Primaria de Salud y después de ese período les repetirán el PCR en tiempo real en pos de un alta definitiva.

Más de mil 580 test de diagnóstico rápido han sido aplicados a sospechosos de la enfermedad, sus contactos y personas con infecciones respiratorias agudas graves; así como más de 390 muestras de PCR en tiempo real. Y aunque preocupación y sobresalto ante falsos positivos han recorrido las calles aquí, finalmente han resultado negativos tras pruebas de confirmación. No obstante, dichos sucesos y el propio comportamiento de la enfermedad en la nación dejan claro que no se puede bajar la guardia ni un segundo.

Aun así, las concentraciones en las colas, paradas y las indisciplinas en los barrios siguen siendo hoy un problema sin solución efectiva. Pareciera que algunos están ajenos a la situación actual de la Isla y no interiorizan lo que representaría que una pandemia tan letal llegue hasta esta localidad de población envejecida y marcada por disímiles enfermedades crónicas no transmisibles.

La doctora Viviana Gutiérrez, jefa del Subgrupo de Salud en el Grupo Económico Social, puntualizó que hay un número importante de viajeros que llegaron desde otras provincias. “Tenemos que hacer un trabajo intensivo en cada uno de los consejos de Defensa y consultorios médicos para identificarlos, sobre todo, a provenientes de lugares con un escenario más complicado para detectar posibles casos de manera oportuna”.

Refirió que todavía existen riesgos asociados principalmente con los contactos de esos connacionales procedentes de otros países que estuvieron en vigilancia por el área de Salud. También mencionó entre las vulnerabilidades que hay pobladores que siguen negando los síntomas respiratorios y eso hace más difícil la labor del personal sanitario.

PARA NO DEJAR CABOS SUELTOS

En el actual contexto, Jaime Chiang Vega, vicepresidente del CDP, señaló que evalúan el cierre de actividades no imprescindibles y que no estén vinculadas con la producción de alimentos y aseo, materiales de construcción, medicamentos, refinación de petróleo y sustitución de importaciones, entre otros campos.

Para proseguir con la reducción de personal orientó el análisis en rigor en cada entidad. “Dentro de las actividades que permanecerán, debemos, además, determinar quiénes continuarán trabajando. Esta decisión se adopta, para que las personas estén en sus casas”, señaló.

Informó que el transporte de microbús, guaguas y otros medios van a estar a disposición del Sistema Integrado de Urgencias Médicas (SIUM). La decisión de suspender la transportación intermunicipal permitirá responder al llamado ante determinadas situaciones médicas y va dirigida a evitar el trasiego de personas con el consecuente riesgo epidemiológico. Igualmente, se detiene la labor de los inspectores de transporte urbano y los servicios de coches, motos y bicitaxis.

Además, está suspendido el expendio de bebidas alcohólicas en restaurantes, cafeterías y bares; se cierran mercados ideales y organizan la distribución de los productos hacia la red de bodegas por consejos populares y con acceso mediante la libreta de abastecimiento.

Los mercados El Tunero y El Mambí suprimen la venta de carne de cerdo y se indicó la distribución de esos surtidos hacia los centros de elaboración de los que dispondrán las comunidades. En tales establecimientos, dijo Chiang Vega, harán croquetas, hamburguesas, dulces, embutidos y encurtidos.

Los restaurantes y otras unidades estarán abiertos hasta las 8:00 de la noche, aumentando las ofertas para llevar. Por otra parte, los servicios de 24 horas se reducen a 12, y reordenan las entidades que ofrecen prestaciones similares en una misma arteria.

Asimismo, en la provincia laboran para incrementar la venta de cloro, con énfasis en el municipio cabecera. Hasta ahora funcionan 99 puntos donde los tuneros pueden adquirir esta sustancia, vital en la desinfección de manos y la limpieza de superficies.

En cuanto a los productos de alta demanda, como el pollo, el aceite, el detergente y artículos de aseo, el vicepresidente del Consejo de Defensa declaró que analizan las alternativas y presentarán las propuestas para la organización del expendio por núcleos en la red de Comercio y Cimex. La venta de viandas la realizarán también por la libreta, cuando finalice el expendio de la papa, con el objetivo de lograr una distribución equitativa.

Por otro lado, se tomó la decisión de posponer el cobro de los servicios de electricidad, agua y gas, exceptuando aquellos que puedan realizarse por vía electrónica con el uso del Transfermóvil. Igualmente, indicaron la reducción a 30 días del ciclo del gas licuado.

Las autoridades destacaron la respuesta de varias entidades y trabajadores que apoyan al personal de Salud en los centros de aislamiento, y elogiaron la labor de obreros de Acinox, que fabricaron más de un centenar de camas para la atención hospitalaria.

Manuel Pérez Gallego dijo que en este escenario resulta esencial el trabajo en las zonas de Defensa, donde se debe incrementar en número y calidad la pesquisa activa de las infecciones respiratorias.

Comentó que son momentos de sensibilidad y de adecuar cada situación a los contextos propios de lugares, familias y personas, de manera que ningún tunero se sienta desprotegido o mal atendido, en tiempos en los que ha de primar la solidaridad y la unidad.