motores covid 19

Las Tunas.- Con el objetivo de frenar el avance del nuevo coronavirus en el país, el Gobierno cubano implementa varias medidas en el transporte estatal y privado, las cuales tienen como premisa preservar la vida de la población como lo más importante.

El pasado 10 de abril, el Ministerio de ese sector dio a conocer las acciones que implementa, las cuales incluyen la paralización del servicio público urbano, especificando que ello incluye los ómnibus, ruteros y otras modalidades de transporte de pasajeros estatales y privados, como los coches y bicitaxis. Su alcance afecta, además, las rutas intermunicipales y rurales.

Determinaron también, establecer como límite de ocupación de los medios (estatales y privados) autorizados a continuar circulando el 50 por ciento de su capacidad, de modo tal, que se garantice una distancia prudencial entre los viajeros. Esta decisión atañe a los motores, por lo que solo el chofer puede montar en ellos para garantizar el aislamiento.

La orientación de nuestras autoridades y del  Ministerio de Salud Pública es a quedarse en casa y de ser necesaria una salida, que la haga un miembro de la familia, el menos vulnerable.

Claro está, si la situación lo amerita y son dos las personas que obligatoriamente deben trasladarse en el vehículo, estas no incurren en la Ley; pero sí es preciso evitar ese contacto, pues si uno de los pasajeros está contagiado puede infectar al otro por la cercanía.

Integrantes del Ministerio del Interior y las Fuerzas Armadas Revolucionarias en la provincia, en su empeño diario para que se cumplan las disposiciones, realizan una labor profiláctica con los choferes para que no monten viajeros en este medio innecesariamente.

Al difícil escenario que nos somete la pandemia debemos ganarle con responsabilidad y conciencia. No podemos seguir exponiendo al riesgo a nuestros hijos, amigos y familia. Aprieta el corazón ver a padres que andan con sus niños por las calles, aunque lleven el nasobuco y vayan en su moto o motorina particular. La Covid-19 no tiene rostro, por lo que todos estamos expuestos. Esta batalla se gana solo, a través de la disciplina social. 

Con información de Granma.cu