teletrabajo Etecsa LasTunas

Las Tunas.- Yanela Rodríguez Rodríguez no se siente extraña trabajando desde casa, ahora que tiene que hacerlo por las medidas de distanciamiento físico para evitar la propagación del nuevo coronavirus. “Ya antes dedicaba parte de mi tiempo aquí, sobre todo, cuando necesitaba mucha concentración”, cuenta esta ingeniera informática. Ella es una de las desarrolladoras de eCRM plataforma interna de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (Etecsa), que a través de 15 módulos diferentes gestiona una docena de sus servicios dentro de centros contables y de facturación, en beneficio de más de un millón de clientes residenciales y empresariales.

“Se realizan, ejemplifica, recargas de las cuentas Nauta, pago de facturas telefónicas con tarifa mixta desde el exterior. Además de pagos de las facturas telefónicas desde las oficinas de Correos de Cuba”. Yanela está en el cuarto de su casa, pero por la red la acompaña el resto del equipo: ocho colegas desde las provincias de Matanzas, Cienfuegos, Ciego de Ávila y La Habana.

EN CASA Y CON MUCHO POR HACER

Hogar no es sinónimo de inactividad. Es, describe Yanela, estar en modo “multitarea”, alternando los quehaceres hogareños con las llamadas desde oficinas comerciales de cualquier parte del país; “o son las muchachitas de soporte para cualquier tema con el sistema, o del Centro de Datos para cualquier situación existente. En fin, que siempre se está trabajando”.

Cuando en septiembre pasado la situación económica del país se agravó por el recrudecimiento del bloqueo estadounidense, el grupo que gestiona la eCRM pasó casi todo el tiempo a la modalidad de teletrabajo. En su caso significó la extensión indefinida del ciclo de labor en cada una de las provincias que hasta entonces alternaban con el contacto presencial en la capital del país.

“Cuando los diferentes miembros del equipo de desarrollo estamos geográficamente en distintos lugares, coordinamos por teléfono, mediante las redes sociales y el correo electrónico. Nos valemos de una herramienta de control de versiones que permite actualizar el código entre todos y poder trabajar en conjunto. Con el comienzo de la pandemia, la empresa nos pidió implementar una funcionalidad que permitiera la recarga de las tarjetas propias con cobro a plazo, para poder brindar el servicio en los centros de aislamiento”, comenta. Eso, por cierto, lo hicieron en pocos días.

¿ALGO PASAJERO?

Obviamente no todo es estar frente a su computadora y más porque siendo la de menos edad de la casa tiene a su cargo ir por los alimentos y otros productos necesarios para la familia. “Realmente mi productividad aumenta mucho cuando estoy aquí”, estima sobre el incentivo que ha hecho el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social para que las administraciones potencien, sin detrimento de la eficiencia y el control, que más empleados pasen al teletrabajo.

Otro punto a favor, añade, es que “aumenta el nivel de concentración en lo que se está haciendo, debido a que una se organiza. Por ejemplo, hay muchos desarrolladores que aprovechan la noche-madrugada, otros la mañana. El caso es que buscamos el momento idóneo para poder ser más productivos”.

Asegura que “uno de los sueños más añorados por quienes estamos en el mundo de la informatización es lograr la modalidad de teletrabajo o trabajo a distancia, en el cual la evaluación sea por entregables, según los requerimientos llegados por los clientes”.

En su caso especifica que sus aspiraciones transitan en “poder perfeccionar un soporte a la fuerza de venta o al canal comercial que brindan servicios en horarios que en ocasiones no coincide con las áreas que deben brindar el soporte”. Detalla que en Etecsa existen servicios que están activos todo el tiempo. Sin embargo, cuando hay un problema, el técnico o desarrollador debe moverse hacia una oficina para poder tener acceso a las herramientas o la infraestructura donde está soportada la solución del servicio. “Teniendo un acceso remoto, por supuesto con las debidas reglas de seguridad informática, el tiempo de respuesta y de solución a las interrupciones se reduciría considerablemente y aumentaría el nivel de calidad del servicio”, sugiere.

El teletrabajo es, opina, “una prioridad que pide el país para avanzar en la informatización de la sociedad”.