recibimiento a la brigada cubana en Sudafrica

Las Tunas.- “No es fácil mantener la higiene a 11 mil metros de altura”, dice Yosvanis Díaz Hechavarría describiendo las 18 horas que tomó su viaje hasta Sudáfrica. El licenciado en Electromedicina de la provincia de Las Tunas está abriendo un nuevo capítulo en su vida, esta vez como integrante de la Brigada Médica Cubana Henry Reeve que llegó a esa nación del hemisferio sur para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus.

“Teníamos que estar todo en tiempo con el nasobuco.  A pesar de que nos hicieron un test y dimos todos negativo, uno no se puede confiar. Dormimos y hasta algunos roncaron porque el cansancio nos vencía”, cuenta. Atrás quedaron los días de preparación mediante dos cursos sobre las características de esta enfermedad, con énfasis en las normas de bioseguridad, al tiempo que recibieron el tratamiento preventivo para fortalecerles el sistema inmunológico.

Por su trabajo específico, Yosvanis no tendrá contacto directo con los pacientes, mas eso no significa que su tarea será sencilla. “Como electromédico, explica, tendré que manipular por ejemplo, los ventiladores mecánicos, así como los monitores de signos vitales, bombas de infusión, bombas perfusoras, entre otros. Esos equipos son operados por el personal médico que a su vez sí está en contacto con los pacientes; por tanto, hay riesgos. Entonces, como ellos, tendremos que usar todos los medios de protección: nasobuco, gafas protectoras, guantes como si estuviéremos ante un paciente positivo y además, someter los equipos a un proceso de desinfección antes de proceder a su reparación”.

No es la primera vez que él cumple una misión internacionalista y justamente, esa experiencia previa fue la que le permitió unirse ahora a la “Henry Reeve”. “Al igual que los médicos, nosotros tenemos especialidades dependiendo de la línea de equipos que atendemos. Por mencionar algunas, está el Soporte de Vida, en la que se incluyen los ventiladores; la Electrónica Médica, que atiende lo relacionado con el monitoreo del tratamiento; Laboratorio y Electromecánica o Estomatología. Allá en Las Tunas trabajo la Electrónica Médica, pero en el período que estuve en Venezuela participé en un proyecto de servicios técnicos a hospitales y tuve la oportunidad de prepararme en Soporte de Vida que es justamente la que se necesita para afrontar la Covid-19”.

Con todo y eso sabe que tiene mucho por aprender. “Una pandemia de esta magnitud es algo nuevo a lo que nos vamos a enfrentar. Nuestro país nos ha preparado para trabajar con modernas tecnologías similares a las que contamos en nuestro Sistema de Salud”, asegura.

yosvanis camino aSudafrica 2LA DECISIÓN

Integrar este selecto equipo de especialistas no es una decisión sencilla, pues se trata de unirse a quienes estarán siempre en sitios de alto riesgo y eso para cualquier familia significa lidiar con el peligro cierto para unos de sus miembros. La de Yosvanis no fue la excepción. También porque ir a Sudáfrica implicó para él no detenerse a pensar en que más adelante estaba previsto que prestara sus servicios en Qatar, sin dudas, un lugar mucho menos complicado. “Si se requiere que me quede aquí lo haré. Nos han enseñado de pequeños a dar lo mejor de nosotros sin un interés personal”, afirma.

Sus hijos, una niña de 7 años de edad y un niño de 5, recién esta semana supieron dónde está su padre cuando vieron el reporte televisivo. “No me atrevía a decirles nada, porque son muy apegados a mí. Me he comunicado cada segundo que estoy aquí. Hasta les doy las buenas noches antes de dormir. Eso es algo que tengo que hacer a diario”, insiste.

EMOCIONADOS POR EL RECIBIMIENTO

Todavía faltan algunos días para que Yosvanis y el resto de la brigada entre en acción. Mientras dura el lapso de cuarentena preventiva aprovecharán el tiempo para ponerse al corriente de los protocolos específicos de Sudáfrica para este tipo de situaciones.

La acogida de los anfitriones, subraya, ha sido efusiva. “Casualmente llegamos el Día de la Libertad de Sudáfrica, la misma fecha en que lo hizo Fidel cuando vino a la toma de posesión de Nelson Mandela en 1994”, destaca.

El 27 de abril en la terminal aérea los esperaban varias autoridades gubernamentales sudafricanas.“Les agradezco a todos por este gesto tan hermoso”, expresó Jackson Mthembu, ministro de la presidencia. “La ventaja de Cuba es que es un modelo de salud comunitaria, uno que nos gustaría usar”, había declarado el ministro de Salud de Sudáfrica, Zweli Mkhize, en una conferencia de prensa a principios de este mes cuando se anunció el arribo de la brigada antillana.

Cubanos como Yosvanis están ahora en Sudáfrica haciendo realidad aquellas palabras de Fidel, precisamente, ante el Parlamento sudafricano: “Seamos más generosos, más solidarios, más humanos”.