pico67941El equipo que estudia la propagación del SARS-CoV-2 en Cuba para elaborar los pronósticos matemáticos está compuesto por matemáticos, epidemiólogos, físicos, geógrafos, bioestadísticos, informáticos, demógrafos y otros especialistas que desde sus casas o en cualquier parte del país hacen llegar sus ideas

La Habana.- Un adelanto en la fecha del pico de contagios por Covid-19 en Cuba informaron especialistas a través de Cubadebate. "El pronóstico de la curva azul indica ahora que la semana que viene, aproximadamente, estaríamos en el pico, adelantándonos a la media internacional. Este es un pronóstico reservado que dependerá de la evolución de la enfermedad en los próximos días”, advirtió Guinovart, decano de la Facultad de Matemática de la Universidad de La Habana.

El experto, que forma parte del equipo encargado de realizar los modelos matemáticos predictivos sobre la epidemia, explicó que según estimaciones del tiempo de supervivencia media -siguiendo el comportamiento internacional de más de 180 países- el pico debería alcanzarse a los 77 días de evolución de la enfermedad, lo cual debía ocurrir en Cuba para finales de mayo. Sin embargo, al igual que China y Corea del Sur, la Isla ha logrado acercar la fecha de mayor incidencia, que ahora está prevista para la primera semana de mayo.

El equipo que estudia la propagación del SARS-CoV-2 en Cuba para elaborar los pronósticos matemáticos está compuesto por matemáticos, epidemiólogos, físicos, geógrafos, bioestadísticos, informáticos, demógrafos y otros especialistas que desde sus casas o en cualquier parte del país hacen llegar sus ideas.

El doctor Pedro Más Bermejo, vicepresidente de la Sociedad Cubana de Higiene y Epidemiologia, explica que no se trata de un solo modelo terminado, pues "al igual que la pandemia, se va modificando con el tiempo". Los números no mienten y muestran que nos encaminamos a la fase de mayor complejidad en el enfrentamiento del nuevo coronavirus, dice.

El académico señala que las medidas adoptadas por el Gobierno han sido efectivas, aun cuando deben intensificarse con el compromiso de la población. Es necesario, advierte, poner énfasis en el trabajo local para el control de brotes, a fin de evitar la prolongación en el tiempo de la Covid-19 y que se convierta en una endemia.

¿QUÉ SON LOS MODELOS MATEMÁTICOS Y QUÉ PREDICEN PARA CUBA?

El doctor Raúl Guinovart Díaz, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, quien coordina al grupo de modeladores con el objetivo de "adelantarse a la pandemia", destaca que "la estructura básica de estos modelos matemáticos es el llamado modelo SIR, que distribuye a toda la población en tres grandes grupos o compartimientos: Susceptibles, Infectados y Recuperados”. Los llamados susceptibles son casi toda la población, por lo que resulta más compleja la modelación.

Su equipo trabaja en tres grandes grupos de modelos, uno de ellos los probabilísticos y estadísticos, que se basan en la información previa existente. “Estos modelos estiman y predicen cuántas personas pueden llegar a enfermarse o la cifra de acumulados de infectados y los que aparecerán cada día”, asegura Guinovart.

En otro grupo están los modelos de inteligencia artificial y los de multinivel, los cuales destacan por incluir la experiencia internacional y comparar países con características similares a Cuba.

Y en un tercer grupo están los modelos llamados dinámicos, que también estudian determinados niveles de afectación (la latencia de la enfermedad, por ejemplo). "Esos modelos dividen a la población en segmentos, como los modelos SIR que se han mostrado por la televisión. Pero se pueden considerar muchas más subdivisiones, en dependencia de la problemática que se desee estudiar".

Para el decano es importante conocer cuáles pronósticos toman en cuenta la realidad cubana y cuáles no; pues los primeros modelos que se corrieron hacían pronósticos tremendamente aterradores para Cuba, como el de El Imperial College -uno de los más renombrados, el cual indicaba que el 80 por ciento de la población cubana, unos nueve millones de personas, iba a enfermar y que morirían 90 mil. Esto indica, prosigue, que no se incluyeron los parámetros adecuados a Cuba, ni se tuvo en cuenta el impacto de la aplicación temprana de las medidas del Estado cubano.

Guinovart comenta que las gráficas asumen tres escenarios de probabilidad. “Todas proyectan cuántas personas pueden contraer la enfermedad en un periodo dado. La primera curva señala a los enfermos activos, o sea, total de enfermos acumulados menos los recuperados y los fallecidos. Los casos activos se dividen en dos grupos, los reportados a partir de los test y los activos que no están recogidos por las estadísticas oficiales”.

Basado en esas hipótesis se generan tres escenarios de probabilidad:

El favorable, que reconoce a los activos que están controlados
El del medio, donde consideras el 20 por ciento descrito anteriormente
El más complejo, en el cual tendrías hasta un 40 por ciento más que la cifra oficial

Al decir del profesor titular, según los primeros modelos tendríamos un pico máximo cercano a cuatro mil 500 enfermos activos en un día. “No estamos hablando de cuatro mil 500 nuevos enfermos en un día -aclara-, sino que en un día X coincidiría esa cifra en el país. Esta situación crearía un estado de tensión grande al sistema hospitalario, porque habría que tener en ese momento la disponibilidad de camas necesarias. En esa gráfica tenemos en cuenta los reconocidos y los no reconocidos”.

De acuerdo con sus explicaciones, a partir de las medidas de reforzamiento tomadas por el Gobierno cubano para asegurar el aislamiento social la curva fue girando a un escenario más favorable (verde) que está en la zona media y muy próxima al área azul con la que identificamos la proyección favorable.

A su juicio, este cambio demuestra que hubo un efecto de las medidas gubernamentales y una respuesta efectiva de la población para controlar el número de casos.

“Las gráficas permiten tomar un grupo de decisiones por el estado: determinar cantidad de camas, equipos de respiración, preparar al personal médico para hacer las rotaciones”, comenta.

El segundo gráfico "conocido" por la población muestra una curva siempre ascendente. “Este modelo habla del tamaño de la epidemia o lo que es lo mismo, el acumulado de personas contagiadas. Aquí se evidencia por la curva que estamos avanzado hacia el máximo de casos posibles o pico. Y lo que se muestra es que vamos a tener un mínimo de mil 500 casos y un máximo de dos mil 500”.

"Con las condiciones actuales los modelos no pronostican llegar a los cuatro mil 500 casos activos dichos inicialmente. Desde mi apreciación la decisión de adelantar medidas de otras fases ha permitido modificar la curva. No obstante, si se relajan las condiciones actuales esto puede cambiar. Por eso se dice que estas semanas son las de mayor complejidad, porque lo más probable es que nos acerquemos al pico", advirtió Guinovart.

Por su parte, la doctora Lizet Sánchez Valdés advierte que si se hace una mayor cantidad de test esta cifra puede cambiar, "pues tendríamos más información y se capturarían personas asintomáticas que están entre la población. No obstante, no creemos que se vaya del escenario crítico".

CADA PERSONA ENFERMA EN CUBA CONTAGIA COMO PROMEDIO, AHORA, A UNA SOLA PERSONA

El matemático explica que para entender la "velocidad" con que se propaga la Covid-19 es necesario conocer dos términos: número reproductivo básico (R0), representa el número medio de contagios propagados por cada persona contagiada, y el número reproductivo efectivo, que es el comportamiento real y es el que permite evaluar las acciones, pues se va modificando a partir de las medidas que se van tomando.

Para que no haya mucha transmisión el número reproductivo básico (R0) tiene que estar por debajo de uno.

Si este indicador es uno, significa que cada enfermo está infectando a otra persona más. Generalmente cuando comienzan las epidemias el número reproductivo suele ser alto, explica el decano.

Según reveló a Cubadebate el doctor Guinovart, al inicio de la epidemia el número reproductivo básico casi llegó a cinco. "Luego poco a poco ha ido disminuyendo a partir de las medidas, se estabilizó sobre uno y más adelante sube un poco por el evento del Hogar de Ancianos de Santa Clara. Al ser un evento tan local no afectó muchos las cifras a nivel nacional. Entretanto, La Habana estuvo complicada, pero luego de las medidas restrictivas este parámetro está cercano al 1".

Para los expertos, esta métrica tiene una importancia tremenda para predecir el fin de la epidemia, que se declara cuando el índice reproductivo efectivo es lo más bajo posible y el número de casos están concentrados y no requieren de una emergencia hospitalaria.

EL GOBIERNO CUBANO PRESTA ATENCIÓN A LOS MODELOS MATEMÁTICOS

"La dirección del país nos ha tratado con respeto y nos presta mucha atención. Siempre se discute cada proyección, pero sobre la base del respeto. Creemos que, con nuestra modesta opinión, hemos ayudado a tomar decisiones", agrega Guinovart.

La doctora Lizet Sánchez Valdés, matemática de formación, máster en Epidemiología y doctora en Ciencias de la Salud, concluye con un mensaje final para la población cubana "si no se toman las medidas de aislamiento social el modelo puede volver a crecer y podríamos ir a un escenario crítico. El modelo se está cumpliendo hasta ahora, pero todos somos responsables en ello. La epidemia está siendo vulnerable a las acciones que se están tomando, pero depende del comportamiento social y las medidas gubernamentales. El modelo está demostrando que podemos cambiar el curso de la epidemia".

Fuente: Cubadebate

Escribir un comentario