cambio de dinero 2 foto acn

Las Tunas.- Un estudio gubernamental en esta provincia a finales de noviembre transparentó en números lo sabido por todos: los precios de bienes y servicios ofertados en los circuitos no estatales, y también en parte del público, no han dejado de subir en los meses recientes.


Dicha evaluación reflejó que la voz cantante en la escalada alcista va por cuenta de los productos agropecuarios, cuyos importes, como mínimo, se duplicaron; mientras lo expendido en los establecimientos gastronómicos incluso se triplicó. Algo similar ha ocurrido en el transporte; por solo mencionar los de más alta demanda entre los consumidores.

En diversos espacios, formales o no, se debate sobre las causas de esta escalada inflacionaria en el mercado no estatal, antes de que la unificación monetaria y cambiaria tuviera fecha definida. ¿Escasez? ¿Mercado mayorista? ¿Insensibilidad alimentada por la sed de ganancias?

PUESTOS EN SU LUGAR

Antes de hacer juicios superficiales conviene un ejercicio de empatía, el cual es posible gracias a otra indagación, pero esta vez hecha por el Centro de Estudios de la Economía Cubana (CEEC) de la Universidad de La Habana. El equipo investigador inquirió a más de 60 cuentapropistas; una muestra que,si bien no es representativa,sí posibilita tener una idea delas principales inquietudes de un segmento ya reconocido en el discurso oficial y las leyes, como parte integrante del esquema económico nacional.

La mitad de los encuestados estuvo de acuerdo con que iban en desventaja frente a sus homólogos estatales en cuanto a los suministros de insumos o servicios para sus negocios. La red minorista, dijeron, no es estable en sus surtidos y las vías no legales son inseguras, pues están sujetas a aumentos no previstos de sus precios.

Tampoco disponen, aclararon, de suficientes fuentes de financiamiento privadas, ni del Estado, o subvenciones o subsidios gubernamentales. La familia, los amigos y los cubanos residentes en el exterior son una importante vía de apoyo. La generalidad tildó a los impuestos de ser una barrera.

Todos estimaron que en los últimos cinco años han tenido muchas oportunidades de abrir negocios; pese a lo cual opinaron que los dispuestos a comenzar son más que las oportunidades reales de hacerlo. Por lo general se mostraron cautelosos sobre el futuro, porque solo una minoría pensaba en contratar a nuevos trabajadores y calificaron a la competencia de muy dura.

economistaRefiriéndose a sus mayores obstáculos indicaron la limitada demanda, la burocracia y regulaciones por parte del Estado, la competencia, la falta de conocimientos comerciales y la ausencia de una red mayorista para obtener los suministros. Los acontecimientos posteriores a esta encuesta acentuaron la mayoría de esos escollos, porque el recrudecimiento del bloqueo estadounidense y los efectos de la pandemia de la Covid-19, ciertamente, los colocó contra las cuerdas.

SUBIRLO, PERO… ¿CUÁNTO?

A todas estas suena lógico que, en un escenario de oferta deprimida y demanda creciente, el precio suba. Al menos eso dice la teoría económica y las afirmaciones oficiales lo confirman. El jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, Marino Murillo Jorge, encontró razonable que en un contexto como el ya descrito, los emprendedores privados elevaran sus tarifas; pero no, insistió, en cuantías que los tornaran abusivos o especulativos. Contra los especuladores, anunció, debe levantarse el peso del control institucional y popular. Pero, ¿es solo esa motivación egoísta la que los alza?

La profesora de la Universidad de Las Tunas, María de los Ángeles Utra Hernández no lo cree. Para ella mucho de eso nace de la costumbre de subirlos proporcionalmente a como les crezcan los costos, y preservar así sus niveles de ganancia porque no tienen una clara idea de cuáles son esos costes. economistaa

Yoan José Silva Sancho, tenedor de libros, concuerda con la académica local. Con 11 años de experiencia llevando la contabilidad de varias decenas de negocios privados aquí, él sostiene que parte de su faena implica hacerles comprender a sus clientes que conocer sus gastos no es una tarea menor. De eso, ejemplifica, depende mucho lo que luego podrán deducir en el instante de pagar los impuestos.

José Ramón Fernández, propietario de la dulcería Riquichoco, asegura llevar “a punta de lápiz” los costos de las materias primas, al punto de elaborar una ficha técnica en la cual consigna a sus trabajadores, considera los impuestos, los gastos indirectos y de operaciones. Todo, explica, “suma un costo plan que me da el real del producto y, por ende, el precio”. Manuel de Jesús Carralero, por su parte, ha consolidado su negocio de reparación de bombas de agua por varias décadas. “No conocer cuánto gastas y cuánto ingresas no es inteligente y te hace poco competitivo”, dice.

Sin embargo, ese modo de pensar no parece ser la regularidad. El ya mencionado sondeo de la Universidad de La Habana refiere que “en la mayoría de los casos, cuando los cuentapropistas deciden iniciar un negocio en una categoría específica, no lo hacen a partir de un análisis de las demandas del mercado, los cambios en el macroentorno, los competidores y demás, sino considerando únicamente las facilidades de inversión personal y logísticas, así como las destrezas individuales con que cuentan en el momento en que deciden iniciar ese proyecto”.

Sintomáticamente, los transportistas encuestados se mostraron mucho menos interesados en conocer sobre la satisfacción de los clientes por los servicios prestados. La investigación concluyó que dentro de ellos, “los que se mueven de una provincia a otra tienen el criterio de que sus usuarios, por lo general, no agradecen su labor y lo toman porque el transporte público del Estado es deficitario”. Esta sería prueba de que, en un contexto cubano de oferta limitada, rallante en la escasez, quien ofrece un producto o servicio a menudo asume la postura de “lo tomas, o lo dejas”; algo que no ayuda a definir una tarifa justa.

A CIEGAS NO SE VALE

“Cada trabajador por cuenta propia debe llevar su libro de ingresos y gastos. Allí ha de asentar esos números diarios, aparte de los impuestos y contribuciones que debe hacer”, acota Yoan José Silva. Señala así la puerta para que dispongan de la información contable que les permita mantener una cuantía de utilidades acorde con lo esperado, sin necesariamente alzar de manera desmedida el precio, sino elevando su eficiencia, tal cual siguiere la profesora María Utra.

Por supuesto, será preciso que se consoliden canales legítimos de suministros a los negocios privados, como los vistos en los meses recientes. Esos que desde agosto solo en Las Tunas propiciaron que 575 cuentapropistas adquirieran de proveedores estatales autorizados, y a un valor total que superó el millón de pesos, mercancías muy solicitadas por ellos, como arroz, harina de trigo, sal, azúcar, aceite, bebidas y aderezos.

Si bien las fuentes oficiales han insistido que las alzas esperadas con el Día Cero nunca podrán superar la elevación de los ingresos de la mayoría de los consumidores; aún está por ver qué efecto tendrá la unificación monetaria y cambiaria en los importes mayoristas de los proveedores estatales y, por ende, en los minoristas privados. Teniendo en cuenta de paso que, así como insisten los expertos, el control administrativo de los precios solo tiene un efecto transitorio. De hecho, desde mediados del 2019 hasta noviembre último, la fecha más reciente en que las autoridades tuneras evaluaron la realidad de esos costos, las instancias de Gobierno acordaron aquí al menos en seis ocasiones sucesivas listas de cotizaciones máximas para diversas modalidades del trabajo por cuenta propia.

Quizás lo único verdaderamente claro sea que no hay un solo culpable de la inflación, sino más bien el efecto combinado de varios factores. Sin embargo, parece sobresalir que a las razones objetivas se une una cuestión relevante: el que muchos de los emprendedores y vendedores privados no tengan una idea precisa de cuáles son sus gastos y, por tanto, cuáles son los costos de los productos y servicios que ofrecen. Entonces podrían estar subiéndolos motivados por una percepción individual que a menudo empuja a esas cotizaciones hacia arriba, a un ritmo y proporción no del todo seria ni justificable.

precios

Comentarios   

# Yen 03-01-2021 12:30
Buenas tardes..me he quedado asombrada porque los precios no se duplicaron..más bien se triplicaron y subieron hasta 6 veces. Creo q deberían analizar los helados q preferentemente es para los niños. Cómo es posible q en un campismo se hayan subido los precios 6 veces o es no quieren q la población disfrute de sus instalaciones..claro..aqui los Jefes no pagan. Espero se publique mi inquietud y analicen la situación
Responder
# Oneldo perez ricardo 03-01-2021 19:24
Creo que hay que darle seguimiento a los precios pq no hacemos nada con hablarlo y no actuar con algunos vendedores abusadores q venden todaviasi no se actúa contra ellos no hacemos nada,pienso q los grupos de inspección deben salir a la calle y no tener contemplación y poner las multas necesarias sin q le tiemble la mano
Responder

Escribir un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.