manati8

Las Tunas.- El municipio de Manatí trabaja por garantizarles a sus habitantes los alimentos que requieren y para eso desarrolla varias estrategias que involucran a diversas entidades; entre ellas, las pertenecientes a la Pesca e Industria Alimentaria, además de los sectores agropecuario y azucarero, con un peso enorme en la actividad.

Acá no todo está resuelto, ni se cree que estas son las únicas soluciones. Mucha gente piensa y actúa para hacer siempre un poco más, especialmente ahora, que la presencia de la enfermedad Covid-19 en gran parte del mundo ha trastocado el comercio y el desarrollo económico.

De lo que impulsa el territorio supo recientemente Manuel Pérez Gallego, presidente del Consejo de Defensa Provincial, quien reconoció que aún no es suficiente; pero notó que hay voluntad y se ven los resultados.

Destacó el dirigente que en estos tiempos es muy importante garantizar la comida de la población, por lo que se deben buscar soluciones que multipliquen la producción de diversos renglones en un corto plazo, con eficiencia y ahorro de los portadores energéticos.

NADANDO EN AGUAS DULCES

manati26207

Precisamente, un significativo ahorro de energía eléctrica logran en la unidad empresarial de base Estación de Cultivo de Especies Acuícolas, de la Empresa Pesquera Pescatún, pues el agua que usan se recibe por gravedad y no es necesario su bombeo.

Ahí cumplen con tres funciones esenciales, al decir de Zulema Arévalo Alonso, la directora de la entidad, quien habló con orgullo de los 30 trabajadores y del aporte allí a la disponibilidad de alimentos.

“Nos dedicamos a la crianza de clarias en estanques y eso va dirigido a la industria, para la conformación de filetes. Compramos a Camagüey entre un millón y medio y dos millones de larvas, las que permanecen en las dos áreas de alevinaje por 60 días. Luego pasan igual período en los tanques de preceba y finalmente van al área de ceba.

“Cuando alcanzan la talla comercial, entre 500 y 600 gramos, damos por terminado el ciclo y comenzamos otra vez. Lamentablemente, no están creadas las condiciones para obtener nuestras propias larvas, pero eso no es impedimento.

“La segunda responsabilidad que tenemos es la producción de alevines de ciprínidos (tencas blancas y manchadas y carpas) para su cultivo en los embalses de la geografía tunera.

“En lo que va de año ya sembramos 1,2 millones de ejemplares en las presas Gramal y Yariguá; y aunque el plan es de tres millones, esperamos cumplirlo con creces pues va muy bien.

“La tercera misión es nueva. Estamos experimentando con langostas de agua dulce. Ya hay 28 machos y 42 hembras, con buen aspecto general.

“Se destinarán para la reproducción. De hecho, el próximo mes comienza esa etapa. Esperamos que sea exitosa y podamos fomentar otro rubro”.
Mario Sedeño Viamontes, director de Pescatún, confirmó que esta resulta la mejor unidad de acuicultura del país y su quehacer es visible en los módulos que se venden a los núcleos familiares del municipio.

UN CORAZÓN DE DUMAÑUECOS

manati9

En el consejo popular de Dumañuecos, la minindustria 8 de Marzo dicta las pautas del desarrollo económico-social del asentamiento, pues procesa las cosechas agrícolas de varios emplazamientos y las vende a precios módicos a los vecinos. Los diferentes renglones también llegan por estos días, y como parte de módulos, a los consumidores manatienses.

Jorge Fernández González, administrador de la unidad, dijo que el colectivo se comprometió a ayudar en este período difícil y a poner su esfuerzo en esa actividad.

“Estamos haciendo dulce de fruta bomba en trozos y mermelada, ají encurtido, chocolatín, pinol de harina de maíz, cocada, puré de tomate y otros, en dependencia de lo que nos entregue la Empresa de Acopio.

“Nuestro equipamiento es moderno y a la vez contamos con los medios tradicionales para cocinar con leña. Lo importante es producir y con ese fin, seguiremos”.
Muy activo anda Ezequiel González González, uno de los obreros, a quien lo mismo encontramos picando cocos, atizando un horno que sellando las latas del surtido ya terminado.

“Llevo muchos años aquí, y me siento bien con esas labores. Trabajo hasta 10 horas diarias y si fuera necesario, pues me quedo un poco más, sin problemas”.

SIN PAUSA, MANOS A LA OBRA

manati10

El personal del Centro de Elaboración se crece ante las limitaciones y ayuda a la nutrición de quienes residen en el poblado y en las zonas rurales de la localidad. Ellos buscan soluciones, introducen recetas y aportan, tal como reconoce el subadministrador, Adrián González Cedeño.

“Una de nuestras líneas es el área de dulcería, en la que hacemos San Luis, guataquitas y panetelas, todo con una masa compuesta por 60 por ciento de harina de yuca y 40 de harina de trigo, más azúcar. Hasta el momento tienen buena aceptación.

“En la parte de los cárnicos hacemos croquetas, jamonada y hasta mil 200 hamburguesas diarias, a partir de los insumos del matadero del municipio, más harina de trigo y picadillo mecanizado de pollo o extendido con proteína vegetal.

“Realizamos encurtidos de vegetales, los cuales usan como aderezo en los restaurantes y se les pone a las hamburguesas”.

Muchos alimentos pasan por las manos del maestro dulcero Raúl Cedeño López, quien está dispuesto a seguir con su faena; al igual que el cocinero Félix Gutiérrez Maldonado, motor impulsor de muchas propuestas.

Ambos vencen las horas entre el olor a dulces y a cárnicos; pero no se quejan. Al contrario, viven orgullosos de su quehacer.

Tanto en la Estación de Cultivo de Especies Acuícolas, como en la minindustria y el Centro de Elaboración producen comida para el pueblo. No son grandes cantidades. Pero constituye su aporte, y es valioso en esta época tan compleja por la presencia del nuevo coronavirus.

Escribir un comentario