d53a66a0510d5ef9ba8cb5883a2f9463 LParís.- El rechazo a la agresividad de Estados Unidos contra Cuba con su bloqueo económico, comercial y financiero como punta de lanza retumbó esta semana en el Parlamento Europeo.

En una sesión plenaria celebrada el jueves en Estrasburgo, donde la derecha adoptó una resolución anticubana, la eurodiputada portuguesa Sandra Pereira condenó el criminal bloqueo y criticó que el texto aprobado no hiciera mención al mismo, ignorando sus graves consecuencias en la Isla tras 60 años de aplicación.

Pereira destacó los logros en Educación, Salud y Cultura de la Mayor de las Antillas, pese al cerco de Washington.

Su colega, el irlandés Mick Wallace, denunció que por décadas Cuba ha enfrentado la política de cambio de régimen promovida por la CIA, y recordó que el Gobierno norteamericano reconoció hace casi 60 años su interés en sembrar hambre y desesperación como armas para lograr su objetivo.

La Isla es un ejemplo de lo que puede alcanzarse, aun cuando enfrenta la agresividad de la superpotencia violenta, que ha tratado de derrocar a su Gobierno, asesinar a sus líderes y esparcir mediante las sanciones pobreza e inestabilidad, lo cual sigue intentado, subrayó.

De acuerdo con el integrante de Independents 4 Change, la resolución de la Eurocámara que pide la libertad del ciudadano José Daniel Ferrer, detenido por delitos comunes, es un instrumento para añadir pretextos a las nuevas medidas contra el país caribeño.

En la plenaria, su coterránea Clare Daly manifestó su firme condena al contenido y la intención del ultrajante texto, dirigido a aislar al Gobierno y al pueblo cubanos para acompañar a Estados Unidos en su creciente hostilidad.

La eurodiputada irlandesa reconoció la resistencia de Cuba y su solidaridad con otros países, por la que saludó ''el excelente trabajo del Gobierno cubano''.

Por su parte, el español Manuel Pineda instó a sus colegas de la extrema derecha a ser demócratas, a asumir que ''la infame posición común del señor Aznar ya se acabó'' y a dejar de actuar como ''mayordomos del señor Trump''.

El también eurodiputado José Ignacio Sánchez coincidió en que esa postura estéril de aislamiento por parte de la Unión Europea significaría ''volver a alinearnos con la peor versión de la política americana sobre Cuba, la que está sancionando a empresas europeas que están actuando allí''.

 

Escribir un comentario