desfile57

El triunfo sobre el fascismo constituye una verdad histórica, cuyo protagonismo lo tienen las fuerzas armadas y el pueblo de la antigua Unión Soviética, vencedores de aquella gran pesadilla que provocó la muerte de más de 27 millones de hijos de aquella nación.

Este hecho, de los de mayor envergadura e importancia a nivel mundial, ha sufrido la depredación de oportunistas que mutilaron parte de la historia misma, y otorgaron méritos, incluso, a quienes apostaron más a vencer a la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) que a derrotar al fascismo.

Con el derrumbe del socialismo europeo y la desintegración de la URSS, no pocos personajes consideraron el momento idóneo para que la mentira se impusiera sobre una verdad hoy reivindicada, fundamentalmente por el papel desempeñado por el presidente ruso Vladimir Putin y otros dirigentes de ese país, que este 24 de junio festejaron con honores el aniversario 75 de la victoria sobre el fascismo, aunque de manera limitada debido a la pandemia de la covid-19.

«Siempre recordaremos que fue la urss la que derrotó a los nazis», recalcó Putin en su discurso en la Plaza Roja, según reportes de efe. Definió el hecho como «triunfo sobre el mal, la paz sobre la guerra y la vida sobre la muerte». Hizo énfasis en la imposibilidad de imaginar qué habría sucedido en el mundo si el Ejército Rojo no lo hubiera defendido.

En la situación internacional reinante, en la que una potencia hegemónica imperialista –Estados Unidos– quiere imponerse y gobernar todo el planeta, resulta de extraordinaria importancia y actualidad que lo ocurrido en la lucha contra el fascismo se exponga transparentemente, enseñe la historia real a las generaciones que no vivieron aquella pesadilla, y les resalte la responsabilidad que tienen de luchar por la paz y preservar una verdad que no debe admitir manchas.

Escribir un comentario