francia coronavirus

París.- La urgencia sanitaria decretada en Francia para lidiar con la Covid-19 vive hoy su última jornada antes de dar paso a una nueva etapa del proceso de desconfinamiento.

Hace una semana, la Asamblea Nacional adoptó la salida de la emergencia a partir del 11 de julio, aunque el texto aprobado incluye un período transitorio hasta el otoño, durante el cual el Gobierno podría aplicar restricciones, en caso de que la situación epidemiológica lo requiera.

Desde mañana, estarán autorizados los espectáculos y las competencias deportivas en estadios con hasta cinco mil personas en el público y reabrirán los hipódromos, mientras las discotecas continuarán cerradas.

También se permitirá la reanudación de los cruceros fluviales, pero aún no de los internacionales.

En medio de rebrotes del coronavirus SARS-CoV-2 en países vecinos, como Alemania y España, y de alertas sobre el riesgo real de una segunda oleada de la Covid-19 tras el verano, el fin de la urgencia sanitaria no impide al Gobierno retomar restricciones mediante decretos.

Si la pandemia vuelve con fuerza, el primer ministro Jean Castex podría prohibir la circulación de personas y vehículos y cerrar algunos establecimientos.

De igual manera, tendría potestad para regular las reuniones y las actividades en la vía pública, además de establecer pruebas de detección para pasajeros que viajen en avión.

Sin embargo, la iniciativa respaldada por la Asamblea para la salida de la emergencia no contempla la posibilidad de un nuevo confinamiento general de Francia, similar al ejecutado del 17 de marzo al 11 de mayo para evitar la propagación de la Covid-19.

La víspera, la Dirección General de Salud señaló que se investigan 129 clústeres (grupos de casos), siete de ellos recién descubiertos, pero insistió en que la situación sigue bajo control.

Escribir un comentario