Lunes, 25 Junio 2018 07:00

No es solo cuestión de salario

Escrito por Elena Diego Parra

Las Tunas.- El día de su cumpleaños, Daniel decidió celebrarlo junto a su esposa fuera de la rutina del hogar y organizaron una agenda que involucró la visita a varios establecimientos de la gastronomía especializada en Las Tunas. El almuerzo sería en la pizzería ubicada en los altos de la oficina de Infotur, en esta ciudad capital, lugar del que habían recibido buenas referencias.  

Allí llegaron minutos antes de las 12:00, los invitaron a pasar y los condujeron hacia el balcón, desde donde tenían una hermosa vista. Seguidamente, la camarera tomó nota de su pedido, pero hasta ahí las buenas atenciones, pues tuvieron que esperar alrededor de las 2:00 pm  para que lo trajeran y por si fuera poco, estaba frío.

No se desanimaron y continuaron con su programa durante el resto de la tarde. La reservación de una mesa en el restaurante Reymar fue el cierre, solo que, cuando les sirvieron un pescado, cuyo sabor no debe ser mencionado en estas líneas, así como un arroz con gran cantidad de espinas, la cena se tornó imposible de ingerir, echando por tierra las expectativas del festejo.

Esta historia me recuerda otra reciente en la que un usuario desistió de comprar un paquete de pollo en el Cupet Oro Negro, porque estos habían sido envueltos en bolsos plásticos y tenían el precio por dentro, algo inusual y que imposibilitaba verlo con claridad. Ese día, además, no estaba la pesa de comprobación, aunque según el criterio expresado por una trabajadora del sitio, delante de todos los clientes allí presentes, si no lo había adquirido era porque no traía dinero suficiente.

Tales sucesos son frecuentes en el panorama tunero. Todos giran en torno al mal servicio, la poca o ninguna calidad de productos que se venden a la población y el irrespeto ante el tiempo ajeno. Se trata de problemas vitalicios que escuchamos a diario en la calle, en la guagua o en la cola de la bodega, independientemente de que mucho hablemos por estos días de idoneidad y protección al consumidor.

Aunque cada año el Estado impulsa el surgimiento de nuevas instalaciones gastronómicas y comerciales, así como novedosas prestaciones, muchos de estos esfuerzos se ven violentados a veces por el mal funcionamiento o trato a las personas. No pocos establecen como causa principal que los bajos salarios no motivan el buen desempeño laboral, incluso, algunos piensan que trabajan demasiado para lo que se les paga. Claro, todo depende de qué lado estemos, porque si los agraviados somos nosotros, nunca justificamos. Al contrario.

Constituye una realidad que el sueldo en varias esferas de nuestro país está por debajo de las necesidades económicas de los trabajadores, sin embargo, esta problemática no encierra solamente una dimensión económica, sino que tiene que ver también con los modos de pensar y la conciencia social del papel que desempeñamos. Prueba de ello es el incremento salarial que recibió hace algún tiempo el sector de la Salud, el cual fue considerable si lo comparamos con lo que perciben otros de igual relevancia como el de Educación.

Luego de ese aumento, los profesionales que de manera encomiable efectúan su quehacer son los mismos, y quienes atienden con poca simpatía a los pacientes, son los mismos igual. Algo similar acontece en áreas mejor remuneradas como la de las comunicaciones, eléctrica o bancaria, incluso, en el tan ponderado cuentapropismo; universos en los cuales, en ocasiones, no somos bien atendidos.

Por tanto, no puede ser siempre el insuficiente sueldo, la excusa para que realicemos mal nuestra faena e incumplamos lo establecido. No es posible implementar tantas estrategias de protección al consumidor para que luego no lleguen a feliz término. ¿El quid? Ser responsable en el quehacer de cada uno, de ponernos en el lugar del otro y de atenderlo con la misma sensibilidad y respeto con que nos gustaría que nos traten.

Visto 2093 veces Modificado por última vez en Lunes, 25 Junio 2018 16:37

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • Invitado - Jge

    Es hora de hacer cumplir la nueva resolución sobre la defensa del consumidor. Sugerencia: Sería muy bueno que la prensa local visite los lugares más emblemáticos de la urbe y después refleje en estos medios sendo reportajes del cómo funcionan dichos locales. Es lamentable que la demora siga lacerando la paciencia de la población. NO hay justificación, como expresado, los salarios para prestar un mal servicio. Saludos

    Like 0 Short URL:
  • Invitado - jose

    visiten la hambuerguesera del parque para que veal mal trato y el calor

    Like 0 Short URL: