Sábado, 29 Abril 2017 07:09

Las Tunas: fértiles empeños que reviven la tierra

Escrito por Leidys María Labrador Herrera
La siembra con pipas en el campo es una alternativa ante la sequía que azota al territorio. La siembra con pipas en el campo es una alternativa ante la sequía que azota al territorio. Foto del autora

En el Balcón del Oriente cubano se trabaja para fomentar el nuevo concepto de polos productivos que lleva adelante el país

Jobabo, Las Tunas: Dicen quienes ya peinan algunas canas, que en su momento, el polo Melanio Ortiz era de respetar en materia productiva. La eficiencia de sus tierras, plataneras por excelencia, y la calidad de los frutos allí concebidos, gozaban de fama en gran parte del país.

Sin embrago, con el paso de los años, se perdió mucho de lo que distinguía esa zona e incluso, varias familias oriundas abandonaron los asentamientos para trasladarse a la cabecera municipal. Hoy todo parece indicar que esta fértil área recuperará su esplendor, gracias al fomento de un nuevo concepto de polo productivo que persigue el desarrollo integral agropecuario, sobre la base de impactar en la comunidad y en las condiciones de vida de sus moradores.

El Melanio Ortiz renace con el mismo nombre, pero con un rostro diferente.

LOS PRIMEROS PASOS

A raíz de una voluntad del país de garantizar la sostenibilidad alimentaria y llevar al pueblo los frutos de la tierra a precios más justos, en esta provincia se inició un arduo proceso para la recuperación de las potencialidades productivas.

Omar Yoel Pérez López, delegado de la Agricultura en la provincia, explicó a este medio que se trabajó primero en la ubicación de las áreas con mejores perspectivas, para después emprender el ordenamiento de una estructura e infraestructura que se habían perdido con el tiempo. De esa manera, añadió, determinamos potenciar cuatro municipios, esencialmente Jobabo, Manatí, Puerto Padre y Las Tunas.

«Específicamente en este polo productivo, Melanio Ortiz, comenzamos a intervenir a partir de noviembre del año pasado. Su concepción agrupa 13 formas productivas, lideradas por la granja estatal Rancho Alegre y comprende un volumen de áreas alrededor de las 4 000 hectáreas, lo que lo convierte en el mayor de la provincia. Esta es una zona estratégica para nosotros, por lo que queremos que se consolide en el menor tiempo posible».

Sus palabras las corrobora Santiago Andrés Ochoa Rodríguez, jefe de la granja. «El reto que tenemos por delante es muy grande, pero contamos con un apoyo como nunca antes se había visto. La meta es producir para el pueblo».

Pero un empeño como este requiere tecnología, ciencia y técnica, y una infraestructura que responda a las demandas productivas. Por eso, las prioridades se concentran en el completamiento de la fuerza técnica y laboral y la creación de condiciones de vida para los trabajadores. En otras palabras, consolidar las motivaciones para «sembrar al hombre en la tierra».

UNA REVOLUCIÓN AGRÍCOLA

Las metas que se ha propuesto el sistema de la agricultura implican, entre otros aspectos, poner al alcance del productor todas las condiciones indispensables para facilitar su labor. Bajo esa premisa, en el polo productivo jobabense se consolidan importantes iniciativas.

Entre las más notables se encuentra la construcción de una tienda de insumos y suministros, así como otra de semillas y ya están en proceso las áreas de producción de posturas y los semilleros.

Un logro indispensable es que se completó un pelotón de preparación de tierras compuesto por seis tractores remotorizados y uno nuevo. Ello implica la ampliación al doble del taller de maquinarias, con todo lo necesario para mantener esa técnica en funcionamiento. También se ubicará en el área una pista de combustible, que permita abastecer de un modo más rápido y seguro.

Llevar al campo a hombres y mujeres cada vez más preparados, es un sueño que también tiene respaldo, pues se construye una casa con excelentes condiciones para el personal técnico, y está incluida en este nuevo concepto un aula de capacitación, con tecnología suministrada por el proyecto Prodecor, financiado por la Federación Internacional de Desarrollo Agrícola, FIDA.

Por si fuera poco, será habilitada allí una oficina del Banco de Crédito y Comercio, que facilitará la solicitud de créditos como respaldo financiero a los productores, así como otros trámites bancarios.

Para Iván Barván Ochoa, productor de plátano y usufructuario de la CCS Melanio Ortiz No. 2, toda esta área ha tenido un gran cambio en poco tiempo y se observan muchas perspectivas para los productores. «Creo que todos estamos muy contentos con lo que se está haciendo aquí».

Otros aspectos de vital importancia se relacionan con la recuperación de más de 100 hectáreas con sistemas de riego por aspersión y cuatro máquinas que cubren 150 hectáreas.

De acuerdo con Luis Oro Torres, subdelegado agrícola en la provincia, fue necesario desbrozar amplias extensiones de tierra cubiertas de marabú y en estos momentos se encuentran sembradas 2 659 hectáreas y 1 500 están en movimiento. «Aquí podemos hablar de cultivos esenciales como el plátano, la yuca, la calabaza, el boniato y los granos».

MÁS ALLÁ DE LA AGRICULTURA

Es imprescindible que el impacto de estas transformaciones se extienda a la comunidad. Si el productor y su familia no perciben el desarrollo agropecuario a la par del social, entonces no es posible consolidar el nuevo concepto de polos productivos.

Por tales motivos, este movimiento no se circunscribe a la agricultura, sino que tiene un fuerte impacto en las ocho comunidades que abarca el Melanio Ortiz. Al respecto, abundó el delegado de la Agricultura en el territorio.

«Estamos reconstruyendo seis círculos socioculturales, la infraestructura de acopio y cuatro viales, de conjunto con el apoyo del Consejo de la Administración con el 1 %, financiamiento de las propias cooperativas y de la Empresa Integral Agropecuaria. Se han remozado también bodegas, consultorios y escuelas rurales. Esto es un esfuerzo mancomunado».

Entre tanto, el polo productivo se consolida, y junto a él lo hacen otros alrededor de la provincia. Tales perspectivas permiten mirar a la tierra con ojos más esperanzados y pensar que, cada vez, es más corto el camino hacia nuestra plena sostenibilidad alimentaria.

Visto 773 veces Modificado por última vez en Sábado, 29 Abril 2017 08:15

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found