Jueves, 03 Marzo 2016 10:48

Aunque El Niño declina, habrá una etapa lluviosa normal

Escrito por Tomado de Granma

Usualmente el ENOS conduce a un posterior déficit de lluvias, pero los pronósticos apuntan hacia un periodo húmedo normal en los meses de mayo a agosto, sobre todo en Occidente, no así en Centro y Oriente.


El estado meteorológico al cierre del mes de enero y durante todo lo que va de febrero indica que ha llovido bastante como resultado de los efectos del fenómeno de El Niño Oscilación del Sur (ENOS). Solo un 1 % del territorio del país no recibió precipitaciones, es­pecíficamente la zona de Baracoa, provincia de Guantánamo, según trascendió en el ha­bitual encuentro entre especialistas del Instituto Nacional de Re­cur­sos Hi­dráu­licos (INRH)y la prensa.
Los pronósticos actuales destacan una gran variabilidad climática, no obstante el fenómeno ENOS comienza a declinar y las precipitaciones muestran una matriz evolutiva de ma­yor neutralidad para meses venideros. Usualmente el ENOS conduce a un posterior déficit de lluvias, pero los pronósticos apuntan hacia una etapa húmeda normal en los meses de mayo a agosto, sobre todo en Occi­dente, no así en Centro y Oriente.
La MsC.y especialista del INHR Idel­­mis Tamara González García, de­claró a Granma que el mes de marzo pue­de tornarse complejo, con la posibilidad de acontecimientos climáticos severos debido al avance de bandas frontales. No puede descartarse la ocurrencia de inundaciones costeras en el litoral norte-occidental de la Isla.
El acumulado en embalses de abasto a la población se vio favorecido a ni­vel nacional, incluido el Oriente. A la fe­cha se cuenta con un 52 % de la ca­pacidad total. La región que menos acumuló fue el Centro con un 13 % de la media histórica. No obstante, hay un total de 229 fuentes de abasto afectadas, lo que significa una población de 957 831 habitantes que dependen de dicho abasto. Santiago de Cuba se mantiene como la provincia de situación más difícil, con 59 fuentes cuyos vertimientos no son regulares, y una población de 690 928 habitantes a los cuales se les asiste a través de medidas emergentes para evitar una crisis.
El actual estado hidrológico de estas fuentes se debe a los efectos de periodos de sequía precedentes y al corrimiento de la etapa de lluvias como resultado del fenómeno ENOS. "Por eso es necesario que la población en­tienda que una etapa lluviosa no implica necesariamente que salgamos de una situación de sequía en el abasto, se necesita de varios fenómenos lluviosos de gran magnitud para sortear la situación que presentan nuestros em­balses y cuencas hidrográficas", precisó a Granma el MsC y especialista del INHR Argelio Richelmesta.

Visto 576 veces Modificado por última vez en Sábado, 05 Marzo 2016 12:09

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found