Miércoles, 29 Mayo 2019 06:08

Tras las huellas de un invasor

Escrito por Jorge Pérez Cruz
Tras las huellas de un invasor Foto: Del autor

Las Tunas.- Las autoridades y la población en la provincia andan tras las huellas del caracol gigante africano, cuya presencia en el territorio constituye una amenaza real para la salud, por lo que se ha diseñado un programa de acciones con el objetivo de reducir vulnerabilidades y paliar su impacto.

Como parte del plan de enfrentamiento, durante el fin de semana se desarrollaron audiencias sanitarias en áreas del reparto Velázquez, en la ciudad capital, porque aquí han tenido lugar los primeros hallazgos de este exótico molusco.

Su presencia ya comprobada es una realidad que aceptan y reconocen especialistas y pobladores, fundamentalmente en los sitios infestados por el dañino huésped, donde el Grupo Multidisciplinario Temporal creado para el enfrentamiento trabaja intensamente.

A mi barrio acudieron el teniente coronel Elfio Martí Beatón, jefe de la Defensa Civil en el territorio y la doctora María del Carmen Pupo Chang, bióloga del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología. Llegaron con productos audiovisuales (videos, multimedias) y muchos conocimientos sobre el ingrato visitante, que los anfitriones aprehendieron para combatir el flagelo.

Ambos insistieron en la necesidad de mantener vigilancia activa para detectar al invasor y dejaron números telefónicos para reportar su aparición a los encargados del seguimiento, porque "ya es muy difícil su erradicación, pero es perfectamente posible su control", enfatizaron.

Martí Beatón adelantó que este tipo de encuentro lo seguirán realizando en otras zonas, pues "es muy importante y decisivo que la población sea capaz de reconocer al caracol y cómo debe proceder cuando lo detecte para mantenerlo acorralado".

En tanto la doctora explicó que el molusco puede ser causante de la meningoencefalitis eosinofílica, de la cual puede ser portador al alimentarse de animales muertos, incluidas las ratas, huésped definitivo del nemátodo que desarrolla esa enfermedad letal, y que los humanos son proclives al entrar en contacto con las secreciones de un ejemplar de esta especie afectado.

Los dos especialistas coincidieron en el imperativo de extremar el cuidado higiénico-sanitario del entorno, porque "este animal encuentra en vertederos y lugares con desechos sólidos acumulados, condiciones de hábitat apropiadas para su proliferación".

También orientaron evitar el contacto directo con el inusual visitante y con las superficies por las cuales haya transitado; lavar bien las frutas y vegetales; informar bien a los niños sobre los procedimientos y peligros que puede acarrear jugar con estos moluscos.

Visto 1183 veces Modificado por última vez en Miércoles, 29 Mayo 2019 19:14

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found