policia5

Las Tunas.- El llamado que reclama el pueblo por estos días, cuando el país desafía la pandemia del nuevo coronavirus, es a no ser tolerantes ante las indisciplinas sociales. A pesar de que en nuestro territorio se adoptan medidas para garantizar la salud y el orden en pos de la no propagación de esta enfermedad, todavía hay quienes no cumplen lo establecido y ponen en peligro a muchas personas.

En el programa radiotelevisivo Alto y Claro, que durante su emisión de sábado contó con la participación del presidente y vicepresidente del Consejo Provincial de Defensa, Manuel Pérez Gallego y Jaime Chiang Vega, respectivamente, se enumeraron algunas de las indolencias ciudadanas.

Al decir del mayor Yordanis Sánchez Pérez, segundo jefe de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), más de 700 efectivos del Ministerio del Interior y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias garantizan diariamente un clima de seguridad, orden y tranquilidad en la ciudad; no obstante, en su interacción con cerca de 19 mil 500 personas, descubren a más de mil 500 que pertenecen a grupos de riesgo, tales como personas mayores de 60 años, padres con niños, embarazadas y menores de edad.

Pero la irresponsabilidad todavía va mucho más allá, el mayor Sánchez Pérez afirmó que “unos mil 342 pobladores han sido multados por violar las medidas preventivas de aglomeración de personas; de estos, 365 por alterar el orden público, aunque de manera leve y muchos ni siquiera portan su identificación personal, que es otra de las violaciones”.

En las advertencias realizadas por estos integrantes de las instituciones armadas son ya “cerca de 429 los individuos a quienes se les ha tenido que llamar la atención. Si bien las advertencias no constituyen un proceder tan coercitivo como los demás, sí van hacia un registro de antecedentes que no se quita nunca”, explicó.

Por otro lado, plantea el oficial que “como medidas severas hemos radicado un total de 81 denuncias derivadas del incumplimiento de las disposiciones higiénico-sanitarias, 54 de estas por el delito de propagación de epidemia, como son los que incumplen con las cuarentenas, los que no usan el nasobuco, no guardan distanciamiento en las colas y algunos que todavía realizan fiestas particulares, entre otras infracciones”.

Para mantener el orden también se han procesado 94 personas, de las cuales a 65 se les ha penado con multas administrativas de mil hasta tres mil pesos, y el resto se pone a disposición de la Fiscalía para que sean juzgadas en el momento pertinente.

A este criterio se suma también la fiscal jefa de procesos penales en la provincia, Liset Pavón Machado, quien manifestó que ahora mismo “hay 54 denuncias existentes por el delito de propagación de epidemia, lo cual se encuentra regulado en el Artículo 187 de nuestro Código Penal y prevé una sanción de tres meses a un año de privación de libertad, o multas de 100 hasta 300 cuotas o ambas”.

La fiscal refiere además, que en este territorio han predominado las multas administrativas de hasta tres mil pesos, señalando que los que se nieguen a pagar el tratamiento administrativo son remitidos al Tribunal; y se han puesto multas superiores, incluso, de cinco mil pesos.