Jonathan2

Las Tunas.- Jonathan Demian es un hombre de versos, corazón profundo y alma dispuesta a compartir con el universo sus bondades. La vida le puso a prueba recientemente al contraer la Covid -19 en su país, Ecuador. Mientras se recuperaba de la enfermedad, la poesía fue ese soplo de aliento que necesitaba para seguir adelante. Hoy es uno de los amigos foráneos que comparte su arte en la 53 edición de la Jornada Cucalambeana, Fiesta Suprema del Campesinado Cubano.

Este escritor y periodista participa por primera vez en el evento, desarrollado de manera online a causa de la pandemia. Más allá de su probado talento, su historia inspira a reinventarnos, a ser mejores cada día y buscar esa savia necesaria de la vida detrás de cada hora de existencia. Porque él, a raíz de sufrir por el nuevo coronavirus, echó a andar una iniciativa que movilizó también a rapsodas de otros pueblos del orbe en un canto de esperanza.

- Demian, ¿qué te inspiró a realizar ese proyecto audiovisual poético?

En medio de la terrible debacle que arrasa sin piedad a las naciones por este fatal virus y siendo víctima del mismo, decidí plasmar en una poesía mi sentir, que el mundo sepa que nada es para siempre y que pronto pasará esta tormenta.

- ¿En qué consiste básicamente?

Plasmé mi nueva oportunidad de vida en un poema que recorrió el mundo, gracias a la participación de poetas y poetisas de diferentes países como Chile, Costa Rica, España, México, Nicaragua y Ecuador. Su objetivo es brindar un mensaje positivo a las personas. Se hizo una convocatoria y así emprendí este sueño. El video ha tenido gran aceptación porque, además de aportar a la cultura literaria mundial, exhorta a la reflexión.

- Cuando vivías con la enfermedad en el cuerpo, ¿qué pasaba por la mente?

Pensé que era mi fin y me sentí muy triste porque soy padre de familia y mis hijos están pequeños y no quería que se quedaran sin padre; para ellos soy el mejor.
También estaba preocupado al ver diariamente en las noticias de mi país cómo la gente se desplomaba en las calles y que el índice de fallecidos por Covid-19 subía rápidamente. Pero, gracias a Dios y a diferentes remedios caseros, pude recuperarme sin asistir frecuentemente al médico ni ingerir fármaco alguno.

- ¿Qué mensaje le darías a las personas del mundo agobiadas por esta pandemia?

Que sigan manteniendo las precauciones y la fe. Esto que vivimos nos sirve de lección, pues aprendimos a pasar tiempo en familia, valorar la vida, a los amigos y nuestro trabajo. Pero en el futuro solo quedarán recuerdos de esa pandemia que cambió nuestras vidas.

- Una vez recuperado, ¿qué te animó a concursar en la Jornada Cucalambeana?

Representar a mi país y dar a conocer mi arte literario. Me siento muy a gusto por el desempeño y profesionalismo de los organizadores del evento.

- ¿Con qué obra participas en esta cita de las tradiciones y sobre qué trata?

Con la poesía Amor sublime, que habla de un sentimiento profundo y universal. Es una declaración de amor que espero les guste.

Jonathan Martínez Luna es escritor, actor, promotor artístico, guionista y periodista. Se le conoce en el mundo de la radiodifusión como “el poeta ecuatoriano”. Ha representado a su país en diferentes concursos internacionales de poesía con versos tan hermosos como estos: “Aunque me llegue la muerte, / me haré de ella su amigo/, ella que puede quitar la vida/, pero no puede matar los corazones”.

Escribir un comentario