combustible visita Diaz CanLas Tunas.- Durante la visita gubernamental que se desarrolla en la provincia de Las Tunas, encabezada por el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el debate en la segunda jornada se dedicó a evaluar la situación del combustible y las medidas de ahorro para enfrentar la actual contingencia energética.

Presidido por el primer ministro de Cuba, Manuel Marrero Cruz, y el vicepresidente del país, Salvador Valdés Mesa, este encuentro marca las proyecciones para el presente calendario y convoca a organismos y a la ciudadanía a un uso eficiente de la energía.

Con un chequeo al cumplimiento de las 37 medidas de ahorro inició la evaluación al territorio. En ese sentido, Valdés Mesa explicó que esas acciones fueron creadas a partir del déficit de combustible existente en Cuba desde hace ya algunos meses y hoy es necesario implementarlas, junto a otras estrategias para garantizar el ahorro nacional de combustible.

Allí se informó que en el sector del Transporte trabajan en la informatización de los servicios a través de los GPS para lograr mayor control de los ómnibus y el combustible.  Reiteraron además, que aún constituye una prioridad garantizar el traslado de la población en los horarios picos, “por lo que hay que continuar trabajando en la conciencia de los choferes para que no decaiga la recogida del personal en los puntos más concurrentes de la ciudad”, incitó el vicepresidente.

Fortalecer las agencias de cargas para que los medios de transporte no se trasladen vacíos es una máxima que emplea este Ministerio, no solo para agilizar la distribución de los productos, sino también para ahorrar el carburante. En correspondencia con ello, el dirigente manifestó que “no está hecho todo lo que se puede, hay que hacer más para darle mayor cantidad de diésel a los sectores que más lo necesiten.

“Todo es medible y vamos a poner un sistema para cuantificar el cumplimiento eficiente de estas medidas de ahorro”, advirtió Valdés Mesa. “Hay que llegar a la conciencia del pueblo, porque el mayor consumo de electricidad recae en la parte residencial y es necesario ahorrar”.

La temática relacionada con el robo de combustible también ocupó un espacio de análisis. En el encuentro con las autoridades se conoció que realizan controles y ejecutan medidas para chequear la utilización eficiente del combustible. Mencionaron algunas de las deficiencias, entre las que están los problemas asociados con el control de las tarjetas prepagadas de combustible, el incumplimiento en la implementación del manual de portadores energéticos, además de la falta de documentación primaria que respalde el consumo contra las actividades realizadas.

Igualmente, el primer ministro Manuel Marrero enfatizó que “hay que entender que se debe cumplir con los procedimientos para no dar paso a causas y condiciones que puedan propiciar el desvío del combustible”. A lo cual el vicepresidente añadió que “todo depende también de quienes controlan y ellos tienen que ir mucho más allá de la revisión de los papeles; tiene que verificar si cumplió como estaba establecido, si dio el recorrido correctamente y se trasladó el producto o las toneladas planificadas para el combustible que consumió”.

Para explicar cómo controlan, exigen y planifican el diésel, la gasolina y otros carburantes, las entidades implicadas en esta reunión mencionaron las medidas que ponen en práctica y se conoció que como afectación económica se cuantificaron 86 mil 261 litros de diésel y ocho mil 468 de gasolina, equivalentes a 663,13 CUC y 161 mil 591 CUP, por lo que el llamado del vicepresidente del país es a tener "claridad de dónde no puede faltar el combustible y en esos lugares entonces que se ahorre y use con racionalidad, y verifiquen y controlen su empleo”, culminó.

Escribir un comentario