tabaco ppadre

Puerto Padre, Las Tunas.- ¿Qué secretos encierra el tabaco cubano que lo hace estar en la preferencia mundial? Más que experiencia, oficio y destreza, la fabricación de estos puros está acompañada de la abnegación y el empeño de quienes los confeccionan. Una elaboración completamente manual, junto a ritmos, olores y sabor único, dan el acabado al producto, apreciado por el fumador cubano y foráneo.

director de la fábrica de pDesde el norte de esta oriental provincia cubana, en la fábrica de tabaco torcido para la exportación Vidal Navas Fernández, un colectivo labora con un aval de compromiso que no lo hace renunciar a sus objetivos de sobrecumplir los planes y garantizar en sus puros un auténtico sabor cubano, para que estén en el podio de predilección en todos los países.

En los procesos fabriles allí convergen voluntad, calidad y rapidez, a fin de garantizar las metas propuestas para el día, incluso, un poquito más, empeño que no ha sido abandonado por estos tabacaleros, a pesar de la actual crisis epidemiológica.

Los éxitos son evidentes, los resultados económicos y de eficiencia avalan su condición de destacada en el mapa nacional, manufacturando habanos para ocho marcas reconocidas en el catálogo internacional.

Este año también ha tenido la entidad índices favorables, manifiesta Luis Enrique Parra López, director de esta unidad empresarial de base (UEB) de exportación. “Mayo va a cerrar en unidades físicas al 113 por ciento, y en valores al 118, con más de 86 mil tabacos por encima de lo planificado”.

En el acumulado hasta la fecha, el directivo refiere que ya suman cerca de 72 mil puros de adelanto y en valores alrededor de 150 mil 100 pesos, “perspectiva favorable para cumplir el plan del 2020, que es de un millón 830 mil unidades.

“Producimos 21 tipos de tabacos que se llaman vitolas, repartidos en ocho marcas, entre ellas, las preferidas como Montecristo, Romeo y Julieta, Partagás, H. Upmann y José Luis Piedra, cada una con diferentes versiones, pero todas dirigidas hacia el Grupo Habano S.A., que se encarga de la comercialización para el mundo”.

TABACOS TUNEROS, TABACOS DE CALIDAD

tabaco ppadre2

“Este producto exige una calidad extrema, es uno de los símbolos en el mercado mundial y como marca reconocida debe honrar ese sello”, asegura Parra López.

“Llevamos cerca de 10 años de experiencia en la exportación, por lo que hemos afianzado el algoritmo de trabajo para estas condiciones. Aunque la mayoría de los trabajadores son jóvenes, no han dejado de prepararse, pues reciben capacitación constante. Habanos S.A. es muy exigente, revisa en su totalidad la carga y si tiene alguna deficiencia la rechazan.

“Los resultados en este apartado son alentadores también, pues como otro medidor de eficiencia se puede mencionar el índice de rechazo, que es mínimo, resultado avalado por el punto de inspección del Grupo Comercial Habano”.

Es un proceso que necesita perspicacia pues a golpe de vista se hace toda la escogida y selección de la materia prima para los diferentes surtidos, elementos cruciales para dotar al habano de los rasgos de color, tamaño y confección.

Iraida Almaguer hace el cierre a las cajas de tabaco que viajarán quien sabe hasta qué punto de la geografía mundial. Ella sabe cuál es su misión en la cadena productiva y responde con destreza y cuidado.

“Les ponemos el sello que las distingue, pero también es una marca de garantía. El trabajo hay que realizarlo con calidad, cuando pasan por mis manos les doy el acabado, me fijo que todo esté como debe ser en tamaño, forma, matiz; si eso no lo hacemos bien, el proceso no se puede dar por terminado, el tabaco tiene que estar en condiciones óptimas para el comercio”.

SIN MIEDOS A LA COVID-19

Parra López vaticina buenos resultados para el año. “Si en estos meses con la presencia del nuevo coronavirus, que han sido los más difíciles, pues una veintena de torcedores no pueden asistir a la fábrica, lo hemos logrado, ya nada nos detendrá.

“Los demás trabajadores, con mucho sacrificio y sentido de pertenencia, han paliado esta ausencia con un incremento de sus rendimientos. Y no es poco lo que hay que hacer por encima de sus entregas diarias; pues 21 obreros fuera de sus puestos significa dejar de torcer casi tres mil tabacos diarios y en el mes casi 66 mil, saldos que no hemos notado gracias al esfuerzo doblegado de quienes aquí laboran”, refirió.

Para estas contingencias, la unidad creó una estrategia a fin de garantizar la producción e implementar las medidas dispuestas por la dirección del país.

tabaco ppadre3“A tenor de ello, 10 acciones fundamentales se ejecutan, dentro de las cuales está primero el compromiso de sobrecumplir la norma diaria en 120 por ciento, aunque muchos miembros del colectivo llegan a alcanzar 130, lo que nos da la posibilidad de cumplir, sin apuros, con lo proyectado.

“En ese sentido, se ha aplicado este plan de medidas y ya vemos los resultados, pues hemos sobrecumplido los parámetros productivos y nadie se ha infectado con el virus SARS-CoV-2”, dijo el director.

Jorge Luis Cera Rodríguez es un joven torcedor de 30 años que da fe de ello. Lleva casi seis directo a la confección de los puros y sabe muy bien lo que se le está pidiendo ante esta crisis.

“He tenido que superar mi producción, y eso no es fácil. Nos hemos sacrificado mucho para garantizar los planes, incluso, sobrecumplirlos. Algunos trabajadores son vulnerables frente a la Covid-19 y no pueden venir, y la producción no puede bajar por ello”, explica seguro de su tarea.

“Se necesita de nuestro empeño y por eso me esfuerzo. Normalmente torcía cerca de 150 tabacos por día sin perder tiempo, ahora doy un poco más de mí y sacrifico horarios libres hasta torcer unos 170 muchas veces.

“¡Claro!, esos resultados no son solo favorables en la cantidad, sino también en la calidad. Para torcer tabaco te tiene que gustar, porque requiere empeño y dedicación. De lo contrario no logras los objetivos. A mí me gusta mucho lo que hago y quiero seguir trabajando aquí”, añadió.

Ana Margarita Moronta, lleva 28 años en la "Vidal Navas", asume las labores junto a otras colegas del despalillo y la clasificación. Por sus manos pasan las hojas que luego se convertirán en puros exquisitos para el deleite de muchos fumadores. “Me gusta, aprecio y respeto mi profesión; esta es mi casa”, destaca la puertopadrense.

Y así, con esas buenas vibras ellos van marcando cada jornada, energías positivas que impregnan con sus manos en los habanos, para que estos, además de aportarle dividendos a la economía nacional, también contribuyan a que haya una muestra de lo que somos, de nuestra cultura y tradición cubanas en muchas partes del mundo. 

Escribir un comentario