vivero La Larga 11

Las Tunas.- A pesar de que la tierra les jugó una mala pasada y a inicios de este calendario no estuvieron completamente preparados para las siembras, los silvicultores del vivero de La Larga, pertenecientes a la unidad empresarial de base (UEB) Las Tunas, no desmayaron en los esfuerzos y con rodilla en tierra y manos en la huerta comenzaron a cultivar sin perder tiempo.

Ahora, justo cuando comienza la época en la cual las plantaciones ganan fuerzas y se logran a buen tamaño, estos forestales agradecen su sapiencia al no dejarse llevar por los contratiempos, pues con las condiciones climáticas que presenta este período muy bien pueden recuperar los atrasos y garantizar las posturas previstas.

vivero La Larga 3Según nos informa Obe Mendoza Rivera, jefe de este vivero, “desde aquí se hacen las labores de inicio de la campaña. En el mes de diciembre trabajamos en las atenciones que debe llevar un vivero para su nivelación, preparación de tierras, el llenado de bolsas, puestas en semillas, entre otras”.

“Este ciclo es vital -refiere el directivo-, pues esas condiciones primarias posibilitan la obtención, a los cuatro meses, de posturas altas que aseguren una calidad óptima al llevarlas a los campos y que se logre el mayor porcentaje de las plantaciones”.

Con un plan de 138 mil bolsas al año, estos 12 trabajadores del vivero ya llegan a unas 118 mil. Debido a las afectaciones relacionadas con la preparación del suelo, no se cumplen sus proyecciones con exactitud en tiempo real; sin embargo, comprometidos con su producción, afirman que ya recuperan el atraso y pueden sobrecumplir los índices como siempre han hecho.

Entre las principales especies que aquí se fomentan, los frutales y las maderas preciosas tienen lugar privilegiado. Árboles de cedro, algarroba, acacia, eucalipto, yarúa, teca, almendra y tamarindo ocupan las primeras posiciones en el huerto.

El trabajo es intenso para llenar los envases restantes. Una nueva estrategia ejecutan a fin de estar actualizados con los planes previstos y aprovechar al máximo las condiciones climáticas que benefician las parcelas. “Es una época buena, lo que se plante ahora se goza sin problemas, porque las lluvias son magníficas”, destaca Obe.

El mes de mayo fue muy fructífero para las siembras y junio lo está siendo también. “Nuestro objetivo es aprovechar la humedad para plantar las especies aptas, recursos boscosos devenidos luego en frutales o madera en bolos, para aserrar, obtener leña para combustible, cuje para cobijas, escobas y otros muchos bienes y servicios que surgen a partir de un árbol”, concluyó.

vivero La Larga 2

 

Escribir un comentario