laesquina

Las Tunas.- Mirita y Luis disfrutan la tarde en la terraza del complejo gastronómico La Esquina. Apuestan por el Wifi Café, pero en realidad me cuentan que más que la bebida extrañaban salir de casa y sentarse justo allí, en el corazón de la urbe tunera y ver pasar a la “gente”.

Luisa y su hija Luna comparten la misma sensación. Aseguran que llevan más de una hora allí, con la mirada perdida en las personas que caminan por el parque Maceo, o en la cola para entrar a Agua y Jabón y ni siquiera se han conectado a Internet, y es que tenían “ansias del pueblo”.

La Esquina y su privilegiada ubicación vuelven a colarse en la preferencia de los tuneros, ya sea para degustar una taza de café, consumir un sabroso helado, adquirir una cerveza fría o disfrutar de comida elaborada a partir del maíz.

Mayelín Suárez, administradora de la unidad, recorre toda la instalación velando los detalles para que cada área ofrezca el mejor servicio posible. Asegura que desde que empezó la fase recuperativa de la Covid-19 no han faltado los visitantes, y ahora con aires veraniegos, el ritmo vuelve a recuperar sus bríos.

“Estamos extremando las medidas higiénico sanitarias -puntualiza la administradora-. Tenemos creadas las condiciones para la desinfección de manos y superficies y somos rigurosos al respecto. Nuestros trabajadores están comprometidos con la situación y al menor síntoma catarral deberán ausentarse de sus funciones.

“Hasta el momento estamos trabajando al 50 por ciento de la capacidad. Ofertamos un almuerzo y dos cenas. Hemos reabierto con variedad de ofertas y plato fuerte a base de pollo y carne de cerno. Al principio la afluencia al restaurante fue escalonada, pero ya hemos recuperado la clientela habitual.

“Afortunadamente, tenemos la heladería prestando servicios. Estuvimos cerrados por un tiempo, porque el helado en crema que comercializamos no se estaba produciendo, pero ya se han reanudado los abastecimientos y la población está muy complacida”.

El ir y venir de tuneros en la instalación da fe de la etapa estival y también de la recuperación que vive la provincia luego de meses en cuarentena. Dentro del inmueble se vela por la seguridad de las personas, el distanciamiento físico y se recuerda que ante la epidemia mejor estar alertas y nunca confiados, esa es la advertencia esencial para disfrutar a plenitud el verano 2020.

 

Escribir un comentario