covid 19 222l

Roma.- Un millón de nuevos pobres necesitados de ayuda alimentaria generó la Covid-19 en Italia en los primeros dos meses de restricciones para contenerla, indicó hoy la Confederación Nacional de Agricultores Directos (Coldiretti).

El ente especializado italiano incluye entre los urgidos de apoyo alimentario a aquellos que perdieron sus empleos y sin posibilidades de usar el trabajo inteligente y a los pequeños comerciantes o artesanos obligados a cerrar por la epidemia.


También forman filas como nuevos pobres los subempleados carentes de subsidios, ayudas públicas o ahorros, así como los trabajadores temporales o con actividades ocasionales.


Las estimaciones de Coldiretti sobre las consecuencias de la parálisis económica, primero en el norte y luego extendida a toda la península ante el riesgo sanitario progresivo de la proliferación de la enfermedad, tiene en cuenta que en los últimos dos meses aumentó en un 40 por ciento el número de solicitudes de ayuda a asociaciones como Caritas y el Banco de Alimentos.


Hace referencia en tal sentido a centros distribuidores de paquetes de comida y a comedores a donde acuden personas y familias que nunca antes experimentaron condiciones de vida semejantes.


Decenas de llamadas telefónicas -apunta- llegan diariamente con solicitudes, y señala el hecho de "padres y madres que no saben cómo alimentar a sus hijos y se avergüenzan de encontrarse en este tipo de dificultad por primera vez".


Tan dramática situación eleva a 3,7 el número de personas en este país que actualmente necesitan ayuda para comer, indica la Confederación en un artículo publicado en su página web, el cual cita los últimos datos del Fondo de ayuda europea para los más desfavorecidos (FEAD).


El alza en los niveles de empobrecimiento es generalizada, según la fuente, pero los mayores problemas se registran en el sur, particularmente en la región de Campania con el 20 por ciento, seguida de Calabria (14 por ciento), Sicilia (11 por ciento), Lacio (10) y Lombardía (nueve).


Acorde con Coldiretti la emergencia social sin precedentes desde el período de posguerra activó la solidaridad para fortalecer las intervenciones alimentarias para aquellos en dificultades, y destaca que existen hoy cerca de 10 mil comedores y centros de distribución, promovidos por unas 200 instituciones de caridad.


Ellas laboran en coordinación con entidades territoriales oficialmente reconocidas auspiciadas por la Agencia de Pagos Agrícolas (Agea) las cuales se ocupan de distribuir la ayuda de FEAD.


Una encuesta a instancia de Coldiretti del Instituto IXE dedicado a la investigación social, economía y mercado, arrojó que casi el 39 por ciento de los italianos dijeron que participan en iniciativas de solidaridad para ayudar a los necesitados a través de donaciones o paquetes de alimentos.

Escribir un comentario