alarcon cuba

Las Tunas.- Aunque por muchos años ha sido el enmascarado titular de los Leñadores de Las Tunas y la Selección Nacional, Yosvani Alarcón comprende muy bien la gran diferencia que entraña llevar esta nueva mascarilla, al parecer el signo de una época distinta para todos. Sabe que hay mucho en juego y que el rival es rápido, de piernas ágiles, difícil de capturar.

Por eso el capitán de la nave verdirroja encuentra por estos días el refugio perfecto en casa, donde tiene una entrenadora muy especial, mientras disfruta de un tiempo precioso junto a sus hijos y aprovecha el diálogo telefónico con 26 para hacer un llamado a todos a quedarse en sus hogares, única manera de derrotar a la Covid-19.                                               

Entrenamiento en casa

Lo primero que hice fue tomarme un descanso, porque lo cierto es que lo necesitaba mucho. Por supuesto, todo eso con la autorización del preparador físico Reynaldo Infante, del entrenador de bateo Abeysi Pantoja y del director Pablo Civil. Pero hace tres días ya comencé a entrenar, a hacer algunas cosas en el plano físico aquí en la casa: algunos saltos, crossfit, ejercicios abdominales…

Y en el aspecto técnico yo tengo mis propios métodos, que no serán muy sofisticados, pero me funcionan bien. Hice yo mismo unos pequeños tacos de goma y con un palo fino hago “bola bombeada”. La verdad es que mi familia me ayuda mucho, sobre todo mi esposa, que es quien me hace los envíos. No es la primera vez que lo hace, porque cada vez que baja un poco mi rendimiento, cuando vengo para la casa el trabajo extra que hago es ese, batear con esas bolas pequeñas de goma, que como pesan poco hacen muchas variaciones en el aire y se asemejan un poco a los lanzamientos reales en un juego de pelota. Ese ejercicio mejora mi tacto y tengo que agradecerle mucho a ella por eso.

Cambio de rol: de capitán de los Leñadores a padre y esposo a tiempo completo.

Bueno, he aprovechado este tiempo para hacer algunas cosas que siempre se quedan pendientes en la casa, que en el ajetreo del entrenamiento y la competencia se quedan para después. Tenía un problema con el agua caliente y ya pude solucionarlo, además de recoger un poco el patio y ordenar el cuarto de desahogo.

Pero lo más importante es el tiempo que he podido dedicarle a la familia, a mi esposa, a los niños. Lo de los niños ha sido increíble, sobre todo con el más pequeño, que es con el que vivo. Las pocas veces que he salido de la casa en estos días ha sido un problema tremendo, hay que andar escondido porque me está vigilando siempre para que no me vaya. Son momentos que uno no está acostumbrado a vivir y que son muy bonitos. Toda esta desgracia que estamos viviendo al menos me ha servido para acercarme más al niño y unirnos más con el cariño de padre e hijo.

El equipo y los objetivos.

He mantenido contacto con varios de mis compañeros, aunque ellos no han tomado descanso, sino que han seguido la preparación física intentando no perder la forma deportiva. He hablado con Yoelkis, con Dailier Peña, con Rondón, Viñales, Viera, Yudiel…, todos están haciendo más o menos lo mismo, algo de físico en sus casas.

También me he comunicado con jugadores de otros equipos y la situación en la misma para todos, así que cuando por fin comience la temporada creo que los que consigan una mejor estrategia de preparación, los que más rápido entren en forma, serán los que tengan los mejores resultados. Por supuesto que nosotros esperamos estar en ese grupo, seguir dando batalla y defender los tres podios consecutivos que tenemos, sobre todo por la experiencia de muchos de nuestros peloteros, que les va a permitir adquirir un poco más rápido la mejor forma deportiva.

Mensaje a la afición.

A toda la afición tunera y del país, al deporte en general y al béisbol específicamente, dejarles el mensaje de que nos quedemos todos en casa, que es la mejor manera de combatir esta situación tan difícil que estamos pasando. La felicitación muy grande a todo el personal de Salud, que aunque la situación es bastante complicada nos dan confianza por el gran trabajo que están haciendo día a día para todo el pueblo. Tenemos fe en que, Dios mediante, todo se va a remediar lo más pronto posible y vamos a poder regresar al terreno a abrazarnos, a conversar a saludarnos con los aficionados, entre los compañeros, y seguirles dando todo lo mejor de cada uno de nosotros en cada partido. Entre todos rezar y pedirle a Dios para pasar por esta situación lo más rápido posible.

 

Escribir un comentario